“Ofrece una proyección de Cataluña como Estado”. Así ha resumido el Plan la ministra portavoz del Gobierno, , en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. En concreto, el Gobierno va a presentar un requerimiento de incompetencia, un paso por el que el Ejecutivo reclama a la Generalitat que derogue o retire la iniciativa. Si en un mes el Govern independentista de Quim Torra no rectifica, el podrá presentar conflicto ante el .

El tenía dos meses para dar este paso y ha tomado la decisión al filo del plazo, ya que el Plan fue aprobado por la Generalitat el pasado 25 de junio.

Según Celaá, la Generalitat ofrece en esa estrategia de acción exterior la idea de que Cataluña no es una comunidad autónoma española sino un Estado y “obvia” las competencias estatales en esta materia, reservada en exclusiva al Ejecutivo central por la Constitución.

La portavoz ha asegurado que el propio Tribunal Constitucional ha subrayado ya que la política exterior de las autonomías “debe respetar el ejercicio y la dirección que posee el Estado de esta política”, pero que la Generalitat de Cataluña no menciona en su Plan ni la Constitución, ni la Ley de Acción Exterior ni hace referencia a la política exterior española.