Para Marí-Klose, el elevado importe y el carácter estacional de la adquisición de libros de texto se traducen en “un desafío importante para los hogares más vulnerables”. Según ha señalado el director de la Oficina del Alto Comisionado, los hogares situados en los tramos superiores de la distribución de la renta gastan sustancialmente más en este tipo de material escolar que los situados en la parte inferior. Sin embargo, el peso relativo que los libros de texto suponen sobre el total trimestral de gasto en enseñanza para los hogares más pobres es mayor. Diferencias que, para Marí-Klose, justifican el uso de un ‘criterio de renta’ como elemento fundamental para corregir desigualdades en la adquisición de material escolar.

En su intervención, el director de la Oficina del Alto Comisionado también ha querido señalar las diferencias existentes entre las distintas CC.AA en lo que respecta a la cobertura e implementación de estas ayudas, destacando la importancia que en este sentido cobran los ayuntamientos. “Los programas municipales juegan un papel esencial en los territorios en los que no existen ayudas autonómicas o presentan lagunas, aliviando de forma sustancial la carga para las familias con menos recursos, y por tanto son clave para garantizar la igualdad de oportunidades educativas”, ha manifestado.

Unas jornadas en las que Marí-Klose ha participado también en una mesa redonda junto a los técnicos municipales de los ayuntamientos de , y , en la que, además de hacer un diagnóstico de la situación, se han expuesto algunas buenas prácticas ya desarrolladas por estos municipios.

Alto Comisionado para la lucha contra la Pobreza Infantil

Los datos de la Encuesta de Vida 2017, recientemente publicados, acreditan una vez más que la situación socioeconómica de la infancia en nuestro país exige que se adopten urgentemente iniciativas de choque que permitan prevenir los efectos de la vulnerabilidad económica de familias con niños y niñas, en el marco de un plan de actuaciones de lucha contra la pobreza infantil que este Gobierno se ha comprometido a impulsar.

Ante la gravedad de la situación actual, desde el Alto Comisionado de Lucha contra la Pobreza Infantil se pretende coordinar y aunar esfuerzos para prevenir las situaciones de carencia y exclusión social, contribuyendo a configurar la agenda política, diseñar y evaluar programas, así como conectar la labor realizada desde diferentes ministerios, las distintas CC.AA y ayuntamientos, además de ONG’s y el resto de agentes sociales.