El Ejecutivo de Rajoy se quita de encima su obligación de facilitar al parlamentario todos los datos de que dispone y responde por escrito con un único párrafo sin dar ningún tipo de la información concreta solicitada y que sí obra en su poder

El Gobierno de ocultó deliberadamente información al diputado de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) en la confluencia de En Comú Podem sobre qué grandes empresas públicas, buena parte de ellas dependientes del , sacaron importantes cantidades de dinero del el pasado mes de junio, los motivos reales para hacerlo y qué coste tuvo para las arcas públicas. Estas empresas ejecutaron esta retirada de fondos apenas unos días de que esta entidad fuera comprada ‘in extremis’ por el ante la gravedad de su situación, en lo que finalmente ha sido uno de los mayores desastres económicos de 2017, cuyo alcance final aún no se conoce ante las acciones judiciales emprendidas por antiguos clientes y accionistas.

planteó al vía parlamentaria una completa batería de cuestiones sobre su actuación en este caso, centrándose en el Ministerio de Fomento, en una pregunta por escrito registrada el 14 de junio pasado, apenas unos días después de la solución forzada impuesta desde distintos ámbitos a esta crisis bancaria.

El Ejecutivo se quita de encima su obligación de facilitar al diputado todos los datos de que dispone y responde por escrito con un único párrafo sin dar ningún tipo de la información concreta solicitada y que sí obra en su poder. Se limita a decir textualmente que ‘las direcciones financieras de las distintas empresas del Grupo Fomento, dentro de su operativa habitual, buscan la mejor rentabilidad posible entre los productos ofertados por las entidades bancarias, por lo que diariamente se producen movimientos en las cuentas corrientes y otros productos contratados. En líneas generales, dichos movimientos se realizan sin que supongan ningún coste’.

En los últimos días diversos medios de comunicación han desvelado que empresas y entidades públicas como Adif, Enaire, Loterías o Cesce se encuentran entre las grandes compañías y clientes públicos del Banco Popular que escaparon de esta entidad bancaria mientras desde el Gobierno del PP se pedía ‘calma’ al conjunto de quienes tenían allí depositados su fondos.

Entre las cifras que el Ejecutivo ocultó al diputado Alonso Cantorné están los 128 millones de euros retirados por Adif, los 96 de Enaire, los 47 de Loterías o los 39 millones de Cesce.

Estas empresas públicas están entre las 68 compañías que retiraron cantidades superiores a los 10 millones de euros, hasta sumar en su conjunto 2.909 millones, todo ello en los días más críticos para el futuro del Banco Popular y mientras los máximos responsables del , como su portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, recomendaba ‘tranquilidad absoluta’ porque no pasaba nada grave en esta entidad.

Los ministros de Fomento y de Economía, Íñigo de la Serna y , negaron entonces en todo momento la posibilidad de que ninguna empresa pública hubiera recibido ninguna información interesante previa para advertirles de lo que iba a pasar con el Popular.