​Esta decisión unilateral compromete seriamente la convivencia en un momento crítico para Iraq en su lucha contra Daesh y en la reconstrucción del país.

El Gobierno de España llama a la contención e insta a establecer urgentemente un diálogo de buena fe en el que las legítimas aspiraciones de todos los iraquíes se atiendan en el marco de la Constitución.

El Gobierno reitera su compromiso con un Iraq soberano, unido y democrático.