De esta forma, Mariano Rajoy ha puesto de relieve que el problema de las múltiples medidas que ha presentado “son los tremendos resultados que producen”: un 11’2% de déficit público o más de cuatro millones y medio de parados.

Por otra parte, el presidente popular ha reprochado a su gestión de la crisis económica durante los últimos dos años y destacó la necesidad de afrontar, entre otras prioridades, la reforma laboral. “Ahora dice que va a ser en abril. ¿Garantiza que va a ser en abril y si no es en abril porque no hay acuerdo garantiza que la va a poner en marcha?”.

En la sesión de control al Gobierno, Rajoy ha apostado por reducir el déficit y lamentó que “nadie se crea” el plan de austeridad del Ejecutivo. Así puso como ejemplo las advertencias producidas en la reunión del Ecofin de este fin de semana en Madrid a pesar de que España era la anfitriona de la reunión.

La reestructuración del sistema financiero debería ser, a su juicio, otra de las prioridades del Ejecutivo. Rajoy ha lamentado que el FROB, aprobado por el Congreso en junio del pasado año, siga sin ponerse en marcha y aseguró que por eso no hay crédito para PYMES y autónomos.