El portavoz de Ciencia e Innovación del PP en el y senador por Tenerife, , ha defendido esta iniciativa ante el pleno de la Cámara y ha agradecido al resto de grupos la sensibilidad demostrada por haber logrado, por unanimidad, dar los primeros pasos hacia una Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación que sea modelo en toda Europa.

Durante su intervención, Alarcó ha puesto de manifiesto que es vital para logar salir de la crisis económica mantener las inversiones en investigación y desarrollo, además de desarrollar políticas proactivas por parte del Gobierno. “No podemos incentivar ni consolidar un cambio de modelo productivo - ha indicado -, si no damos estabilidad a los investigadores y les ofrecemos una alternativa laboral atractiva. Mucho menos podemos hablar de un cambio de modelo productivo si se recorta la inversión en I+D+i+d un 7,4%”.

Por último, Alarcó ha concretado en siete puntos los objetivos a perseguir:

  1. Creación de la Agencia Estatal de la Investigación.

  2. Carácter profesional de los investigadores desde el principio.

  3. Desburocratizar la gestión de la Innovación y el Desarrollo en nuestro país.

  4. Dignificar a nuestros investigadores.

  5. Estabilidad laboral que no les obligue a marcharse a otros países una vez acabados sus estudios.

  6. Divulgar los beneficios de la colaboración público/privado.

  7. Tratamiento fiscal favorable a las empresas que colaboren en el desarrollo de la I+D+i+d

El texto definitivo de la iniciativa aprobada hoy en el Senado:

El Senado insta al Gobierno, en colaboración con las CC.AA., a impulsar, con la mayor celeridad posible, las medidas recogidas en la próxima Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación para consolidar a nuestro sistema científico en la vanguardia internacional. Especialmente en los aspectos relativos a:

1) Los recursos humanos dedicados a la investigación en universidades públicas, organismos públicos de investigación de la administración general del Estado y organismos de investigación de otras administraciones públicas.

2) El desarrollo profesional estable, predecible, basado en méritos y socialmente reconocible de los investigadores desde el inicio de su carrera.

3) El establecimiento de un modelo organizativo moderno, acorde al desarrollado por los países líderes en ciencia e innovación, para la evaluación y la financiación de la ciencia a través de la y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, que cuente con los instrumentos necesarios para contribuir al cambio de modelo.

4) La difusión de la cultura emprendedora para que las universidades, en el marco de su autonomía, elaboren programas de investigación adaptados a las necesidades que demandan las empresas.

5) Apostando por la gestión de la calidad y la transferencia tecnológica en el objetivo de incrementar considerablemente el número de empresas de base tecnológica como base del cambio de patrón económico.

6) La promoción y apoyo de las unidades de excelencia acreditadas como tal por el .

7) Manteniendo el esfuerzo inversor en las políticas públicas de apoyo y estímulo a la I+D+i como vía para mejorar la competitividad e internalización de nuestro tejido productivo.

8) Reforzar los mecanismos de incorporación, movilidad y estabilización del personal de investigación en el marco del Plan Nacional de I+D 2008-2011, dando así respuesta a las nuevas necesidades de los agentes de nuestra comunidad científica y optimizando el ejercicio de sus actividades.