​Según ha informado Méndez de Vigo, el Consejo de Ministros, reunido en sesión extraordinaria, ha acordado, tras recibir el informe preceptivo del , la presentación de una interposición ante el contra “determinados preceptos” la Ley 2/2018 de la Generalitat de Cataluña, que modifica la Ley 13/2008, de la Presidencia de la Generalitat y del Gobierno.

En este sentido, ha recordado que la Cámara catalana aprobó esa modificación legislativa “por procedimiento de urgencia y de lectura única”, a pesar de las advertencias del Gobierno central y de los informes contrarios de los letrados del y del .

Investidura telemática

Pool Moncloa/Diego Crespo El portavoz ha apuntado que el Gobierno recurre la posible investidura telemática en el Parlamento catalán, que la modificación se aprobara en lectura única, que se haya vulnerado una materia reservada al reglamento y que se permita la celebración de sesiones de órganos colegiados del a distancia.

Méndez de Vigo ha explicado también que “la verdadera intención” de esa decisión es “permitir una investidura a distancia” del señor Puigdemont, “un prófugo de la justicia” sobre el que pesa “una orden europea de detención y entrega que está siendo estudiada por la justicia alemana”.

Delito de desobediencia

, el portavoz del Gobierno ha resaltado que el dictamen preceptivo del Consejo de Estado ha dejado claro que “ningún candidato a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña puede ser investido si no está presente en el Parlamento de Cataluña, defendiendo en su sede su programa de investidura”. La misma línea en la que el propio Tribunal Constitucional ya se había pronunciado el pasado 27 de enero, ha recordado.

Méndez de Vigo ha subrayado que si el Constitucional admite el recurso del Gobierno, quedará en suspenso la norma catalana, por lo que si el Parlamento catalán convoca pleno de investidura “en estas condiciones”, correrá el “riesgo de incurrir en un delito de desobediencia”.

Voluntad del Gobierno

El portavoz del Ejecutivo ha señalado que, tras esta decisión, “nadie tiene ninguna duda sobre la voluntad del Gobierno de impedir con los instrumentos jurídicos a su alcance cualquier vulneración o fraude de ley”. Pool Moncloa/J.M. Cuadrado

Además, ha aclarado que, con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Gobierno ha conseguido, entre otras cosas, “restablecer el orden constitucional y estatutario vulnerado en Cataluña”, recuperar “la neutralidad institucional y poner la Generalitat al servicio de todos los catalanes”.

Respuestas a los medios

En el turno de preguntas de los medios de comunicación, Íñigo Méndez de Vigo ha destacado que el Gobierno afrontó “con responsabilidad” el desafío “secesionista” en Cataluña porque era un asunto que “exigía una política de Estado”.

Preguntado por el apoyo de Ciudadanos, ha agregado que en los temas de Estado “es importante la lealtad, la responsabilidad y actuar con madurez”. Finalmente, Méndez de Vigo ha recordado que “por parte del Gobierno siempre hay voluntad de hablar, de escuchar y de dialogar con el señor Rivera y con todos aquellos que hagan políticas de Estado, que son en estos momentos las importantes”.