El , el primero tras la configuración del nuevo Gobierno, ha aprobado este martes un Real Decreto-ley por el que las pensiones, tanto contributivas como no contributivas y de clases pasivas, subirán este año un 0,9%, con carácter retroactivo desde el 1 de enero.

El coste de esta revalorización asciende a 1.406 millones de euros, de los que 1.229 millones de euros corresponden a la subida de las pensiones contributivas, 144 millones a la de clases pasivas, 23 millones de euros a las pensiones no contributivas y 10 millones de euros a las prestaciones familiares por hijo a cargo, que también se revalorizan un 0,9% en 2020.

La subida beneficiará a más de 9,8 millones de pensiones contributivas, más de 655.000 de clases pasivas, 451.156 pensiones no contributivas y 195.000 pensiones por hijos a cargo con discapacidad mayor o igual al 65%, ha explicado en una nota de prensa el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Esta subida del 0,9% coincide con la estimación media del IPC para este año, según ha detallado el presidente del Gobierno, , en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. El jefe del Ejecutivo ha destacado que con esta medida se cumple el compromiso de que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo.

De hecho, Sánchez ha subrayado que si el IPC supera este año el 0,9% previsto, el Gobierno compensará a los pensionistas la diferencia en un único pago que se producirá antes de abril de 2021. “No habrá ninguna merma en el poder adquisitivo”, ha asegurado el presidente en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Los atrasos correspondientes al mes de enero se incluirán en la nómina de las pensiones de febrero, según ha precisado el Ministerio que ahora dirige José Luis Escrivá.

Es el tercer año consecutivo, tras 2018 y 2019, en el que las pensiones aumentan por encima del mínimo legal previsto (0,25%). El año pasado se incrementaron un 1,6% con carácter general y un 3% en el caso de las mínimas y no contributivas.

NO SE DEROGARÁ EL 0,25% HASTA QUE HAYA ACUERDO

Precisamente, Sánchez ha hecho hincapié en que con esta subida “se corrige” de nuevo el alza mínima del 0,25% que se aplicó durante cinco años y que supuso para los pensionistas pérdidas de poder adquisitivo.

El presidente ha aclarado que ese techo del 0,25% que establece el Índice de Revalorización de las Pensiones, cuya derogación reclaman con insistencia los sindicatos, no ha sido suprimido aún, sino sólo “orillado” a la espera de que las fuerzas parlamentarias y los agentes sociales alcancen un acuerdo que permita revalorizar las pensiones conforme al IPC.

“No hemos derogado nada (…) Queremos un acuerdo en el Pacto de Toledo y con los agentes sociales”, ha indicado Sánchez, que ha defendido que ésta tiene que ser una legislatura de diálogo social.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado además que el compromiso del Gobierno de coalición es el de garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones y trabajar en medidas “justas y equilibradas” que mejoren la protección de los pensionistas, haciendo esta tarea “compatible” con el compromiso de estabilidad presupuestaria. Para ello, ha remarcado Sánchez, “tenderán la mano a todas las fuerzas políticas”.

CUANTÍA DE LAS PENSIONES TRAS APLICAR LA SUBIDA

Con la subida del 0,9%, el importe de la pensión mínima para los jubilados de 65 años con cónyuge a cargo quedará en 843,4 euros al mes en 14 pagas (frente a los 835,6 euros al mes actuales), la de sin cónyuge en 683,49 euros (677,4 euros actualmente) y la de con cónyuge no a cargo en 648,68 euros mensuales (frente a los 642,9 euros actuales).

Por su parte, la pensión máxima de jubilación se situará en 2.683,34 euros mensuales.

Por su parte, la pensión mínima de viudedad para los titulares con cargas familiares se situará en 790,6 euros mensuales, en contraste con los actuales 783,6 euros al mes.

En el caso de ser mayor de 65 años o de tener una discapacidad mayor o igual al 65% la pensión mínima de viudedad será de 683,49 euros. Si el titular de la pensión tiene entre 60 y 64 años, la cuantía será de 639,4 euros, mientras que en el caso de los beneficiarios menores de 60 años la prestación será de 517,7 euros mensuales.

En el caso de las pensiones de orfandad, el importe mínimo ascenderá a 208,8 euros mensuales por beneficiario (antes 207 euros), mientras que si el beneficiario tiene menos de 18 años y cuenta con una discapacidad superior o igual al 65% la cuantía será de 410,96 euros mensuales.