La Comisión de Educación y Deporte del ha aprobado una moción del Grupo Parlamentario Popular, que ha sido transaccionada, donde se proponen diferentes medidas para combatir el fracaso escolar. Entre ellas, se aboga por un cambio de estrategia frente al fracaso escolar y apuesta por un tratamiento integral de los trastornos del aprendizaje que, en muchas ocasiones, son el origen de este fracaso.

El senador por y , Ignacio Cosidó, ha defendido esta iniciativa en la Comisión, donde ha señalado que “la moción que presenta el Grupo Popular no insta solo a intensificar recursos, prioridad y atención, sino que pide un cambio de estrategia hacia una respuesta más integral a este problema del fracaso escolar”. En su opinión, hay que ofrecer un tratamiento integral que no solo contemple los tradicionales factores docentes, familiares y sociales sino también el tratamiento de los trastornos del aprendizaje, que con frecuencia están en la raíz del fracaso escolar.

Cosidó ha afirmado que “el fracaso escolar no es culpa de que tengamos una escuela de mala calidad, no es culpa de que tengamos unos profesores con falta de motivación o preparación, o de unas familias que no se preocupan por la educación de sus hijos, ni de la problemática social, sino que en muchas ocasiones tiene su origen en determinados trastornos del aprendizaje que debidamente detectados y tratados pueden dar resultados muy positivos”.

En este sentido, Cosidó ha asegurado que el fracaso escolar es uno de los principales retos y ha destacado que “este nuevo enfoque debe comenzar por el diagnóstico y el tratamiento temprano en el propio centro escolar de las disfunciones en el aprendizaje como la Hiperactividad y Déficit de Atención (TDAH) o la dislexia”.

FRACASO ESCOLAR, UNO DE LOS GRANDES RETOS

El fracaso escolar, entendido como el conjunto de alumnos que no superan Educación Superior Obligatoria, es uno de los grandes retos del sistema educativo español. Por este motivo, el Grupo Popular considera que debería revisarse el actual modelo de lucha contra el fracaso escolar y valorar factores que complementen este modelo, ofreciendo soluciones más efectivas y eficiente para combatir y atajar este grave problema.

En su intervención, el senador palentino ha recordado que España ha reducido en más de ocho puntos el índice de fracaso escolar desde el año 2011 “y el objetivo de bajar al 15%, marcado por para nuestro país en el año 2020, es alcanzable dada la tendencia que llevamos en la actualidad”.

“Este éxito – ha subrayado – se debe al trabajo realizado por las administraciones autonómicas, el , la comunidad educativa, en especial al esfuerzo y dedicación de los docentes, y de las familias. Sin embargo, el fracaso escolar en nuestro país está aún por encima de la media europea y tenemos que seguir trabajando para reducirlo”.

Asimismo, Cosidó ha aseverado que el fracaso escolar está directamente relacionado con el desempleo juvenil y los problemas de integración social de los jóvenes. Reducir el fracaso escolar no solo permitirá salvar del paro a muchos jóvenes en el futuro y apoyar a muchas familiar que sufren este fracaso, sino que permitirá un mayor desarrollo económico”.

Por último, el senador del PP ha pedido el apoyo al resto de grupos “por el bien de muchos jóvenes, que si son adecuadamente diagnosticados y tratados, podemos salvarles del fracaso escolar; por las familias que tienen hijos con TDAH o dislexia y porque, en una sociedad muy abocada a la economía del conocimiento, la formación de nuestros jóvenes es el principal factor de competitividad en el futuro”.