El Grupo Parlamentario Popular ha exigido hoy al Gobierno que envíe un refuerzo de policías y guardias civiles a para hacer frente a la crisis de seguridad que vive la ciudad, y de la que alertan los propios sindicatos policiales.

Como respuesta a esta situación de inseguridad, el GPP ha presentado una Proposición no de Ley para su debate en el Pleno, firmada por la diputada por Barcelona y portavoz parlamentaria, , y la diputada por y portavoz en la Comisión de Interior, , que pide al Gobierno un refuerzo policial, a través de la colaboración temporal de las FyCSE con los Mossos y la Guardia Urbana, que garantice de manera inmediata la seguridad en Barcelona.

Para alcanzar dicho objetivo, el GPP reclama dotar de más medios personales y humanos a la Guardia Urbana y del apoyo institucional necesario para garantizar el principio de autoridad, impulsar las reformas legales oportunas para mejorar la respuesta a la multirreincidencia, y reforzar –en cooperación con las Comunidades Autónomas- los mecanismos de prevención de la delincuencia, con una atención muy especial a los problemas que se producen alrededor de los centros de acogimiento residencial de menores.

Desde que gobierna , los índices de criminalidad se han disparado: una media de 20 delitos por hora, 365 hurtos al día y 40 robos con violencia. Además, se han producido nueve crímenes violentos en julio y agosto, doce asesinatos en lo que llevamos de año, cifra que iguala a todos los asesinatos ocurridos en Barcelona el pasado año, y han tenido lugar sucesos que han afectado a personal diplomático, como el robo con violencia que sufrió el embajador de Afganistán o el de una alta funcionaria de Corea del Sur.

Unos hechos que, por ejemplo, han llevado a la embajada de Estados Unidos a publicar una alerta avisando a sus ciudadanos del incremento de los delitos violentos en Barcelona, y que empresas como , y no realicen repartos en determinadas zonas de Barcelona.

Pese a esta “crisis de seguridad”, que ha admitido el teniente alcalde de Seguridad en Barcelona, , la alcaldesa, Ada Colau solo ve “hechos puntuales, lo que demuestra la incoherencia interna y banalización del problema que hace el Ayuntamiento de Barcelona.