Grande-Marlaska ha defendido el “carácter estratégico” de las relaciones bilaterales y ha subrayado “la excelencia” de sus resultados: desde 2009 tan solo han llegado a las costas canarias cuatro embarcaciones procedentes de Senegal. No obstante, el titular de Interior ha advertido de la preocupación “mutua” relacionada con la búsqueda de nuevas rutas de los grupos que hasta hace poco operaban en el Mediterráneo central.

“La mejor fórmula para luchar contra la inmigración irregular y contra las redes de tráfico de personas es la prevención en origen y la cooperación”, ha defendido Grande-Marlaska que ha asegurado que el modelo hispano-senegalés es admirado en el resto de y que España “es y quiere seguir siendo el puente entre Dakar y Bruselas”.

En este contexto, Grande-Marlaska ha apostado por continuar con “los esfuerzos conjuntos” que ahora están centrados en los proyectos Blue-Sahel y GARSI-Sahel, dos iniciativas de la UE, de concepción española, que -según el ministro- serán “decisivas” para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Senegal en la gestión de las fronteras aéreas, marítimas y terrestres y en la lucha contra las diversas amenazas a la seguridad.

Lucha contra el terrorismo yihadista

El ministro del Interior español ha remarcado también la “preocupación mutua” de España y Senegal por la amenaza que supone el terrorismo yihadista y ha expresado su determinación y voluntad con un “trabajo conjunto que ha mejorado y ha adquirido una mayor entidad en los últimos años”.

Grande-Marlaska ha puesto como ejemplo de cooperación antiterrorista hispano-senegalesa, la creación de una Unidad tipo GAR de la Gendarmería Nacional Senegalesa en 2012; una experiencia que sirvió como modelo para el Proyecto GARSI-Sahel.

Otra cuestiones fundamentales de ese trabajo conjunto son la faceta formativa, que ha permitido que miembros de las hayan participado en cursos especializados sobre materia antiterrorista impartidos en España, y el intercambio de información entre ambos países con instrumentos como el Protocolo de Colaboración entre el Organizado (CITCO) español y la Dirección de Inteligencia nacional (DNR) senegalesa.

En este viaje, Grande-Marlaska se ha reunido primero con el ministro del Interior y de Seguridad Pública, Aly Ngouille Ndiaye. A media tarde ha visitado los dispositivos de vigilancia marítima de Senegal y España ( y Guardia Civil) en el puerto de Dakar. Por último se ha desplazado al Palacio Presidencial donde se ha reunido con el Presidente de la República de Senegal, Macky Sall.

Durante estos encuentros, también han tratado asuntos relacionados con la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico y ha subrayado el intercambio de información estratégica que, por ejemplo, el mes pasado permitió detener en Senegal a un preso fugado de El Dueso cuando disfrutaba de un permiso penitenciario.

Este es el quinto viaje internacional que realiza Grande-Marlaska desde que fue nombrado ministro del Interior, y todos ellos han tenido a la política migratoria como uno de sus principales ejes. Además de la participación en el (JAI) de la Unión Europea en Innsbruck (Austria), en el que el tema migratorio tuvo un gran peso, Grande-Marlaska ha visitado ya Marruecos, Argelia y Mauritania, en línea con la apuesta del Gobierno por reforzar la cooperación con los países de origen y de tránsito.