La portavoz de Cultura del Grupo Parlamentario , , ha defendido este martes una moción de su Grupo en la que insta al Gobierno a dar impulso a los proyectos encaminados a dar difusión a la herencia cultural hebrea-sefardí para resaltar su legado como parte indispensable de nuestra identidad.

La iniciativa del , que ha sido aprobada en la Comisión de Cultura por mayoría, sin ningún voto en contra y con la abstención del PSOE, recuerda dos acontecimientos claves de los últimos años. Por un lado, el reencuentro de las dos culturas sellado por los en 1992, cuando se conmemoraba el V Centenario de la expulsión de los judíos y, por otra parte, la Ley 12/2015, en materia de concesión de la nacionalidad española a los descendientes de los judíos expulsados hace 500 años.

Marta Torrado ha afirmado que “los judíos sefardíes han sido durante más de cinco siglos auténticos embajadores de nuestro país, de su país, de Sefarad, fenómeno que no encuentra parangón en el mundo” y ha asegurado que “su dispersión llevó a un empobrecimiento cultural de España”.

Durante su intervención en la Comisión, la senadora popular ha recordado que fue a mediados del siglo XIX cuando los sectores más liberales y progresistas relacionaron la decadencia española con la presión ejercida por la intolerancia religiosa. “Fue entonces cuando se puso como máximo exponente de la intolerancia la expulsión de los judíos en 1492 y sus nefastas consecuencias”, ha apuntado.

También ha destacado el impacto que tuvo la guerra de África y el relato de los soldados que desembarcaban en aquellas tierras, que se vieron sorprendidos por los vítores con los que fueron aclamados y por ser recibidos como auténticos libertadores.

Torrado también ha querido poner en valor que fuera un senador, , quien por primera vez trajera a la Cámara Alta, en el año 1903, la realidad de los judíos sefardíes. Así mismo, ha resaltado el primer acuerdo firmado con Grecia en 1916, gracias al cual España tomó bajo su protección a los sefardíes de origen español.

Gracias al acuerdo firmado entre España y Grecia, a los sefardíes se les dio tratamiento de nacionales y se estableció, que en el caso de litigios sobre ellos o sus bienes, fueran los diplomáticos españoles en el país heleno quienes les prestaran asistencia y defensa.

Según la portavoz de Cultura del GPP, este tratado supuso “un paso crucial” porque a partir de ese momento los sefardíes de origen español pudieron obtener el pasaporte español, aunque no implicase el reconocimiento de la nacionalidad.

Por último, Marta Torrado ha subrayado el papel que jugaron durante la II Guerra Mundial figuras como Sanz Briz, Romero Radigales, Ruiz de Santaella, , Rolland de Miota o Eduardo Propper, que contribuyeron a salvar a miles de judíos de los campos de exterminio nazis y que por ello están reconocidos como Justos entre las Naciones en el Centro Mundial de Documentación y Conmemoración del Holocausto.