​La Guardia Civil mantenía abierta desde 2013 una investigación sobre un grupo de personas que estaban sufriendo un proceso de radicalización yihadista y por el que ya se había producido la detención de dos de ellas en (Navarra) el 1 de diciembre de 2015 y en () el pasado 26 de octubre.

En el marco de esta investigación, los especialistas del mantenían activos los dispositivos de vigilancia sobre otra de las personas que estaba inmersa en este proceso, y han podido determinar que realizaba una intensa actividad propagandista y de ensalzamiento de las actividades del grupo terrorista DAESH a través de internet.

Esta actividad propagandista y de autoadoctrinamiento había ido incrementándose con el tiempo incluso después de las dos detenciones referidas provocando en el detenido un cambio en su actitud e intensificación del discurso proyihadista, que transmitía tanto físicamente como a través de las redes sociales a un número cada vez mayor de contactos tanto en España como en otros países.

Finalmente, gracias a la intensificación de los dispositivos de vigilancia por parte de la Guardia Civil, se pudo conocer que el detenido habría intentado, en fechas recientes, enrolarse en las filas del DAESH, para lo que se habría desplazado a Turquía de donde fue retornado gracias a las gestiones de colaboración policial internacional.

Desde la elevación a 4 del Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA) el 26 de junio de 2015, la Guardia Civil ha reforzado todos los dispositivos operativos y líneas de investigación relativas a la amenaza terrorista, especialmente aquellas sobre individuos inmersos en un proceso de radicalización que pueda desembocar en el desplazamiento a zona de conflicto o en la comisión de acciones terroristas en los países de residencia, lo cual supone en la actualidad una de las principales amenazas sobre los países occidentales.

Desde 2015, año en el que el elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA-4), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a un total de 170 terroristas yihadistas.

El Ministerio del Interior recuerda que, a través de la iniciativa STOP RADICALISMOS, los ciudadanos pueden colaborar a través de una serie de canales a su disposición para que, de forma confidencial y segura, notifiquen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad aquellos posibles casos de radicalización en su entorno a través de la página web www.stop-radicalismos.es , la aplicación móvil de alertas de seguridad ciudadana Alertcops y el teléfono gratuito 900 822 066.