La Guardia Civil, en el marco de la Operación “BALATXA”, ha detenido a 8 personas por la comisión de más de 60 robos con fuerza en viviendas y empresas de Navarra, Guipúzcoa y Vizcaya.

La operación se inició el pasado mes de octubre cuando se recibió en el cuartel de Vera de Bidasoa (Navarra) una denuncia por la comisión de un robo en el interior de una vivienda tras forzar una de las ventanas y en el que sustrajeron diversas joyas y objetos de valor así como dinero en efectivo.

En el transcurso de la investigación se detectó una organización criminal que cometía, desde hace más de dos años, robos con fuerza en viviendas, naves industriales y empresas.

Elegían polígonos industriales aislados para cometer los robos

Cuando cometían robos en alguna empresa utilizaban un modus operandi concreto. Primeramente elegían polígonos industriales alejados de las zonas urbanas y realizaban un estudio previo de las empresas a asaltar. Para ello, comprobaban las medidas de seguridad (cámaras de seguridad y alarmas) así como el cerramiento y las formas de acceso a las mismas.

Además, controlaban la actividad comercial de estas empresas, para así conocer de antemano sus ingresos y la cantidad de dinero en efectivo que podría haber en el interior.

La organización estaba estructurada jerárquicamente

La red estaba jerarquizada y sus miembros tenían unas funciones específicas. Un primer grupo se encargaba de controlar los alrededores de las viviendas y empresas que iban a asaltar con el fin de controlar los accesos y movimientos de personas y vehículos, así como la posible presencia policial en la zona.

Por otro lado, un segundo grupo se encargaba de ejecutar los asaltos, que se llevaban a cabo por la noche. Accedían al interior de las viviendas o empresas rompiendo puertas y ventanas. En algunos casos incluso realizaban butrones o se descolgaban mediante cuerdas desde los tejados y no dudaban en inutilizar los sistemas de alarma.

Una vez dentro se centraban en las cajas fuertes, dinero en efectivo y joyas pero no despreciaban otros objetos de valor.

Los agentes realizaron varios registros domiciliarios en los que encontraron un revólver, una pistola simulada, diversas joyas, así como

dinero en efectivo y las herramientas utilizadas para los asaltos y los medios de ocultación que utilizaban.

En la operación han participado agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Pamplona.

Los detenidos una vez instruidas las diligencias policiales correspondientes fueron puestos a disposición del Juzgado Nº 1 de Pamplona.