La líder de Ciudadanos (Cs) y jefa de la Oposición en Cataluña, , telefoneó la semana pasada al presidente de la Generalitat, , para trasladarle su “profunda preocupación por el conflicto social en Cataluña” y pedirle que “reflexione sobre su plan ilegal”. Lo hizo días antes de anunciar que la formación naranja ha pedido celebrar un pleno monográfico en la Cámara catalana para “debatir sobre cómo recuperar la convivencia en Cataluña hablando de lo que nos une”.

Durante la llamada, Arrimadas advirtió al President de que “su reiteración en la ilegalidad y la substitución de los símbolos oficiales por los símbolos ideológicos en edificios y espacios públicos excluye a millones de catalanes y agrava el conflicto social”. Es por eso que le instó a “reflexionar sobre lo que supondría volver a repetir los mismos errores que han provocado esta situación de conflicto social”.

Una llamada cordial que se produjo el mismo día en que Cs presentó en el Parlament una Proposición de Ley para “garantizar la neutralidad en los espacios públicos y, por tanto, garantizar los derechos de todos los catalanes”, piensen como piensen.