La tasa interanual del IPC general se redujo dos décimas en agosto de 2019, situándose en el 0,3%, Esta reducción se debe principalmente a la caída de los precios energéticos, en particular los de la electricidad.

Los precios de los productos energéticos bajaron en agosto el 4,5%, reducción 2,1 puntos superior a la de julio. Este descenso se debió fundamentalmente a la caída del 12,7% interanual de los precios de la electricidad, casi seis puntos más que en julio. También contribuyeron a la bajada de los precios de la energía, aunque en menor medida, los carburantes y lubricantes, con una reducción del 1%, y el gas, que descendió el 4,1%.

Los precios de la alimentación no elaborada aumentaron el 1,5% interanual, una décima menos que en julio. Destaca en esta evolución la caída interanual del 7,3% del precio de las frutas frescas.

La inflación subyacente, que excluye los elementos más volátiles del IPC (alimentación no elaborada y productos energéticos), se mantuvo estable en agosto en el 0,9% interanual. Por componentes, la tasa de crecimiento de los precios de servicios permaneció en el 1,4%, mientras que las de la alimentación elaborada y los bienes industriales no energéticos aumentaron una décima, hasta el 0,6% y el 0,4%, respectivamente.

En agosto, la tasa interanual del IPC disminuyó en todas las comunidades autónomas. Los mayores descensos se produjeron en y , comunidades en las que el IPC se redujo cuatro décimas, situándose en 0,1% y -0,1%, respectivamente.

La tasa interanual del IPC a impuestos constantes se situó en agosto en el 0,2%, una décima por debajo de la registrada por el IPC general.

El INE ha publicado asimismo el IPC armonizado (IPCA) correspondiente al mes de agosto, cuya tasa interanual se reduce también dos décimas hasta el 0,4%. La inflación adelantada por Eurostat para el conjunto de la zona euro se sitúa en el mismo periodo en el 1%, resultando un diferencial favorable para España de 0,6 puntos porcentuales.