​ El acto, celebrado en la sede del Colegio Oficial de Psicólogos de , ha sido presidido por el subsecretario del Ministerio del Interior, , y el decano del , . Asimismo ha contado con la intervención de la directora general a Víctimas del Terrorismo, , y de la subdirectora general a Víctimas de Terrorismo, , entre otros.

La Red Nacional de Psicólogos para la Atención de las Víctimas del Terrorismo tiene su origen en la firma, el 18 de junio de 2015, del Convenio de colaboración entre el Ministerio del Interior y el . Cofinanciada por el Fondo Europeo de Seguridad Interior 2014-2020, la nueva Red es el resultado del trabajo realizado a lo largo de los últimos ocho meses por la Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, el Consejo General de Psicólogos de España y los diferentes Colegios regionales de psicólogos.

A finales del año 2015 se llevó a cabo el proceso de identificación y selección a nivel nacional de los profesionales de la psicología que pudieran prestar una atención contrastada y de calidad a las víctimas de terrorismo. El objetivo era crear una red “viva” para intervenir tanto en situaciones de emergencia como de atención posterior, que fuera activada cuando fuera necesario y que conllevara un intercambio de experiencias y conocimientos.

Hasta ahora, el Ministerio del Interior, a través de su equipo de trabajadores sociales y psicólogo, se ocupaba de las posibles derivaciones a una asistencia psicológica especializada de las víctimas. Sin embargo, no se contaba con una Red de profesionales, a nivel nacional, con presencia en todas las provincias de España, que, por un lado, garantizase la experiencia y calidad necesarias en la atención psicológica a víctimas de terrorismo; y, por otro, comparta protocolos de actuación, formación especializada, acceso prioritario a los recursos, estudios e investigación e intercambio de experiencias.

Un proyecto de vida y esperanza para las víctimas

P recisamente en un momento en que existe una grave amenaza terrorista a nivel mundial, esta Red, formada actualmente por 230 psicólogos, permite prever y proveer una intervención organizada, formada y especializada para el restablecimiento de un proyecto de vida y esperanza para las víctimas del terrorismo. Profesionales de esta Red ya han prestado atención psicológica a las víctimas españolas de los atentados terroristas registrados en , y .

En su intervención, el subsecretario del Ministerio del Interior ha afirmado que la Red Nacional de Psicólogos para la Atención de las Víctimas del Terrorismo “supone un importante avance en el sistema español de apoyo integral a las víctimas del terrorismo”, al tiempo que ha recordado que el Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, cuenta con su equipo de instructores, trabajadores sociales y psicólogos, que se ocupa de la atención integral de las víctimas, incluida la psicológica, y las posibles derivaciones a una asistencia especializada.

Luis Aguilera, que ha expresado su agradecimiento al Consejo General de la Psicólogos de España, ha subrayado que “la intervención psicológica es fundamental para la recuperación de la víctima y de sus familiares. Asimismo, ha destacado que “apoyar a la víctima no significa únicamente prestarle una ayuda económica o social, sino que supone escuchar activamente y empatizar con su estado emocional en tres momentos diferenciados: el del atentado, con la denominada asistencia inmediata o de emergencia, los meses posteriores y el resto de la vida de la víctima, especialmente en situaciones relevantes, como aniversarios o celebraciones de juicios, y con todo ello evitar la reactualización del trauma, o una posible victimización secundaria”.

​La Jornada de presentación de la Red Nacional de Psicólogos para la Atención de las Víctimas del Terrorismo la ha cerrado la directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos, quien ha agradecido la labor de todos los integrantes de la Red en la “búsqueda de la mejora del bienestar psicológico y emocional de las víctimas y sus familias”. ​