Los encuentros, habituales en la agenda de la ministra, han servido para confirmar la estabilidad de la economía española y para constatar la confianza que despierta entre los inversores internacionales.

Esta confianza creciente de los mercados internacionales en nuestro país está facilitando unas mejores condiciones de financiación, con el pago de menores intereses. El coste de la deuda en circulación marcó en 2018 un mínimo histórico. Asimismo, la emisión sindicada realizada en enero por el Tesoro tuvo la mayor demanda de la historia del euro.

España crecerá en 2019 por encima de la media de los países europeos, según constata el conjunto de las previsiones, con un diferencial de crecimiento todavía mayor después de las últimas actualizaciones de organismos como y el Fondo Monetario Internacional.

La ministra he reiterado el compromiso de España con la reducción de la deuda pública y la disciplina fiscal, uno de los pilares de la política económica del Gobierno junto con la cohesión social y las reformas articuladas en torno a la Agenda del Cambio .