El coordinador federal afirma que si el reelegido líder socialista intenta de verdad buscar un gobierno alternativo al del PP “habrá al otro lado de la mesa gente de Izquierda Unida con un programa” con el que trabajar para buscar un posible acuerdo, mientras recalca que “somos diferentes de Podemos, del PSOE y de Ciudadanos”

El coordinador federal de Izquierda Unida, , ha defendido hoy la necesidad de “ser escépticos” y de distinguir a diario entre “discursos y hechos” en relación a los mensajes que lanza el reelegido secretario general del PSOE, , sobre la defensa de un proyecto político de izquierda y la necesidad de cambiar al Gobierno de por un ejecutivo progresista.

Garzón respondió así durante la rueda de prensa celebrada esta mañana en la que presentó la 1ª Asamblea de Activistas de a las preguntas planteadas sobre el discurso de Sánchez en la clausura ayer del . Tras aclarar el profundo “respeto a los procesos internos” que mantiene Izquierda Unida hacia las otras formaciones, especificó que “conocemos bien” al PSOE y su insistencia por “utilizar palabras que suenan bien” y que son del “universo de la izquierda”, para luego hacer políticas “que no son consecuentes” con aquellas.

El máximo responsable de IU reconoció que comparte con Sánchez la idea de buscar una mayoría alternativa al PP, de ahí su apreciación de que “nada nos gustaría más” que ver a los socialistas en un proyecto para “fortalecer a la izquierda en el conjunto del país”, aunque la experiencia obliga a “ser escépticos” y esperar los próximos movimientos del PSOE.

Recordó, además, que Izquierda Unida mantiene una firme defensa de su “posición política de ruptura democrática”, ya que la corrupción que salpica al partido de Mariano Rajoy y pone en cuestión a las instituciones democráticas “nos es un problema individual”, sino que proviene de un “sistema que está absolutamente agotado y de unas élites políticas que se sirven de él”.

Para Garzón, que Sánchez diga que quiere buscar un gobierno alternativo al del PP “suena bien”, pero hay que esperar a ver las decisiones que toma. Si realmente lo intenta, adelantó que “habrá al otro lado de la mesa gente de Izquierda Unida con un programa” con el que trabajar para llegar a un posible acuerdo.

El coordinador federal de IU dejó claro que “somos diferentes de Podemos, del PSOE y de Ciudadanos” y que en esta fuerza política “no hemos sido partidarios de entrar a formar parte de un gobierno”, pero sí de “contribuir a poner elementos programáticos delante para apoyar a ese gobierno”.

Subrayó que su formación “nunca ha puesto vetos” a la hora de negociar y concretar un gobierno progresista, en referencia a Ciudadanos. Apuntó también que no ve “ningún inconveniente” en que el partido de respalde una mayoría alternativa. Sin embargo, consideró “muy improbable” que esto ocurra, dado que la dirección de Ciudadanos son el “sostén del PP y de las políticas de recorte para la clase trabajadora” en aquellos lugares donde “más podrido” está tanto el partido de Rajoy como el sistema en su conjunto.

“Nosotros no vetamos -dijo a modo de resumen- pero somos realistas y Ciudadanos es un partido de derechas” que difícilmente apoyaría propuestas progresistas que realmente ayudan a los más desfavorecidos como las elaboradas por Izquierda Unida, entre ellas el Plan de Trabajo Garantizado, por ejemplo.