El martes 10 de julio, se reanudó el juicio contra los presos políticos saharauis de Gdeim Izik, sin la presencia de estos ni de sus abogados, ya que abandonaron el Tribunal desde mayo por la falta de garantías, peritajes y pruebas reales, además de la agresión a una de las abogadas de su defensa. Sí que acudieron a la última fase del macrojuicio, activistas y observadores internacionales, abogados y representantes de embajadas europeas, además de 3 compañeros de Izquierda Unida: la concejala de UdalBerri/Bilbao en Común Amaia Arenal, el concejal de Irabazi Zumarraga Unai Orbegozo, y el vocal de Ahora Madrid .

Para asombro de los observadores, apenas una hora después de empezar la sesión, que se encontraba en su última fase, se suspendió de nuevo el juicio hasta el próximo martes 18 de julio, justo después de que la fiscalía y la acusación dieran su última réplica al alegato final de los presos de Gdeim Izik. Cortaron así la palabra a la defensa de oficio de los activistas saharauis y retrasaron la finalización de un proceso que lleva abierto 7 años, manteniendo a 21 personas desde entonces en prisión sin ningún tipo de sentencia. Esta era la quinta vez que se reanudaba el juicio, que se ha venido aplazando progresivamente de acuerdo a los intereses políticos marroquíes.

Las irregularidades recogidas por observadores y activistas, tales como la falta de pruebas, autopsias o peritajes y la existencia de presiones sobre los acusados, además de esta respuesta demuestran que la justicia marroquí no es independiente y sirve a los intereses políticos del poder marroquí, que ocupa ilegalmente el Sáhara Occidental desde 1976. Esta sentencia, así como otros procesos represivos del Régimen marroquí, como la de los estudiantes saharauis en Marrakech o los más de 180 encausados por protestar en el Rif, dependerá de la balanza política que utilicen los poderes marroquíes para continuar enriqueciéndose, en gran medida a través de los acuerdos preferenciales que mantienen con .

Por ello, desde Izquierda Unida:

• Denunciamos la falta de garantías e ilegalidad del macrojuicio del caso Gdeim Izik.

• Exigimos la liberación inmediata de los presos de Gdeim Izik y del conjunto de presos políticos saharauis.

• Exigimos al aque envíe una representación de la en Marruecos a la reanudación del juicio, el próximo 18 de julio de 2017 en el de Salé.