Los diputados y Félix Alonso han registrado la petición de comparecencia del ministro de Fomento en funciones, , también titular de Justicia, para que “informe sobre las previsiones para la aprobación” de este documento que regulará las tasas aeroportuarias

Izquierda Unida quiere que el disponga de todos los datos disponibles a día de hoy sobre la necesaria elaboración por parte del Gobierno en funciones del primer Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA), que hasta ahora ha resultado “opaca y carente de la mínima transparencia”. Dada que su puesta en marcha es imprescindible para la regulación futura, entre otras cuestiones, de las tasas aeroportuarias y servir como un ‘contrato’ entre el gestor aeroportuario (AENA) y la sociedad, el portavoz parlamentario de IU, Alberto Garzón, junto al diputado catalán de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), encuadrado en la confluencia En Comú Podem, Félix Alonso, han registrado la solicitud de comparecencia del ministro de Fomento en funciones, en este caso el también titular de Justicia, Rafael Catalá.

La iniciativa parlamentaria, planteada como petición de comparecencia para que el ministro en funciones “informe sobre las previsiones para la aprobación del primer Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA)”, persigue también que no vuelva a ocurrir algo similar como en la privatización parcial de AENA, “en la que se hurtó un verdadero control parlamentario por las artimañas del Ejecutivo de gracias a la mayoría absoluta de la que gozó el PP en el Congreso”, según valora IU.

AENA salió a Bolsa hace más de un año y medio -en concreto el 11 de febrero de 2015- con pleno conocimiento de que el DORA debería ser aprobado con posterioridad. Su proceso de creación y regulación está contemplado en la ley 18/2014 de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Distintas informaciones apuntan como fecha tope para sacarlo adelante finales de este mes de septiembre.

Distintos interlocutores de Izquierda Unida, entre ellos su diputado , han mantenido diferentes contactos con colectivos y profesionales afectados por esta situación, entre ellos portavoces de la Sección Sindical Estatal de CGT-AENA.

Izquierda Unida comparte con estos interlocutores su preocupación por el hecho de que un gobierno en funciones, sin apoyo parlamentario, pueda sacar adelante la regulación aeroportuaria y hacerlo, además, “de forma opaca, sin garantizar adecuadamente los intereses de la mayoría social y sí los de una minoría privilegiada o las aspiraciones económicas de empresas privadas”.

La importancia de este asunto se pone en evidencia al tener en cuenta que el DORA, junto a las cuestiones ya mencionadas, debe encargarse de determinar el servicio que presta AENA y su calidad para garantizar así la movilidad de la ciudadanía y la cohesión económica, social y territorial. A través de este documento también se debe asegurar la accesibilidad, suficiencia e idoneidad de las infraestructuras aeroportuarias, la sostenibilidad económica de la red de aeropuertos, así como su gestión eficiente.