La diputada de Izquierda Unida por , , denuncia durante su intervención la intención del Gobierno ‘popular’ de convertir Doñana en “una verdadera bombona de gas” y dejar su futuro “más que comprometido”

La Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio del Congreso ha respaldado hoy la proposición no de ley registrada por Izquierda Unida y defendida por su diputada andaluza, Eva , que insta al Gobierno en funciones a paralizar el proyecto industrial de Gas Natural que se ha comenzado a ejecutar en el entorno del Parque Nacional de Doñana (Huelva).

La propuesta, que cosechó 22 votos a favor, 14 en contra y 1 abstención, contó con el apoyo del PSOE, Ciudadanos, ERC y el Grupo Mixto, el voto en contra del PP y la abstención del PNV.

La parlamentaria de IU por Málaga, Eva García Sempere, denunció durante su intervención la intención del Gobierno ‘popular’ de convertir Doñana en “una verdadera bombona de gas” y dejar su futuro “más que comprometido” con este proyecto. Expuso que de ejecutarse en su totalidad el proyecto industrial afectaría a dos zonas muy sensibles en el interior del parque nacional y a otras tantas en su entorno.

Advirtió que Gas Natural, con el respaldo del Gobierno central, dividió en cuatro partes este proyecto -“lo cuarteó en cuatro subproyectos”, explicó gráficamente- para impedir que se pudieran realizar los pertinentes estudios de impacto medioambiental sobre Doñana de manera global y poder así tener constancia directa y efectiva “de sus impactos directos, indirectos y acumulativos”.

García Sempere advirtió de que con esta actuación el Ejecutivo pudo aprobar el proyecto “por la puerta de atrás”, sin aceptar las peticiones de informes geológicos que habían solicitado distintas asociaciones ecologistas opuestas al mismo.

La diputada de IU reconoció “sentir tristeza y rabia” por tener que defender esta iniciativa y que quedara de manifiesto que “no han sido suficientes 30 años de extracción de gas del subsuelo de Doñana, sino que ahora además lo quieren convertir en una verdadera bombona” a partir del “modelo caduco y depredador” que persigue Gas Natural.

Recordó que con Doñana y su entorno “estamos ante uno de los mayores referentes mundiales por sus valores ecológicos, porque acumula todas las medidas de protección posibles” y, sin embargo, “nada parece impedir que quede a salvo de los intereses especulativos”. A partir de ahora habrá que comprobar si el Gobierno pone en práctica la iniciativa parlamentaria aprobada hoy en el