En el 39º aniversario de la Constitución, desde Juventudes Socialistas de España reconocen a la misma como garante de los derechos y libertades de los que todos hemos gozado durante la Democracia. No obstante, desde la organización juvenil socialista creen “necesaria” una reforma de la para “poder adaptarla a la realidad social existente y responder a las nuevas necesidades sociales que han surgido en los últimos años”, tal como apunta , Secretario General de JSE.

Entienden los jóvenes socialistas que este proceso de reforma requerirá “mucha responsabilidad y mucha mano izquierda” para conseguir los consensos imprescindibles que validen un buen resultado final.

En este sentido, desde JSE apuestan por una reforma constitucional centrada en cinco ejes. El primero de ellos debería ser la consolidación y ampliación de derechos y libertades, tales como el reconocimiento en la Constitución del matrimonio igualitario, articular en la misma un compromiso expreso con la igualdad de género o la rebaja del derecho a votar y ser votado hasta los 16 años. Del mismo modo, entienden que en la nueva Carta Magna debería blindarse el Estado social: el derecho a la Educación y la Sanidad públicas, así como concretar el derecho a disfrutar de una vivienda digna.

El impulso de unas instituciones más abiertas e inclusivas es el tercero de los ejes sobre los cuales ha de girar la reforma constitucional, para lo que proponen el reconocimiento del derecho al acceso a la información pública y a la transparencia y efectuar una reforma del para que actúe con funciones propias de una cámara de representación territorial. Asimismo, creen necesario reformar el procedimiento de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) con la reducción del número de firmas para su tramitación y la imposibilidad de evitar su debate de toma en consideración.

Apuestan también por un cambio en la forma de Jefatura del Estado hacia un modelo republicano, así como la derogación de los acuerdos con la Santa Sede y avanzar hacia la laicidad total del Estado.

No olvidan en JSE la necesaria reforma del modelo territorial actual, para lo que piden un Estado “plural y descentralizado, democrático y que defienda la diversidad”. Es por ello por lo que creen que se debe avanzar hacia un modelo territorial federal, en el que se representen las identidades diferenciadas dentro de España, compatible con un compromiso colectivo con el proyecto común. De este modo, deberían reconocerse las “singularidades territoriales, tanto políticas, institucionales y lingüísticas” como expresión de nuestra diversidad. Del mismo modo, habrán de clarificarse y delimitarse la distribución de competencias, responsabilidades y obligaciones del Estado, las Autonomías y las entidades locales, así como fomentarse una cooperación efectiva de las mismas.

Hacen hincapié también en la urgente reforma del sistema de financiación, que debe suponer la garantía de un reparto “justo, suficiente y equilibrado” de los recursos entre territorios, ahondando en el principio de solidaridad para reducir desigualdades.

Finalizan en JSE recordando que este proceso de reforma constitucional deberá ser refrendado por todas las ciudadanas y ciudadanos, tal y como establecen las leyes, ya que de ese modo se estaría “firmando el compromiso ante el renovado Pacto Social que tanta falta hace”.