“Ayer los pensionistas de este país iniciaron un camino de movilizaciones y el PSOE las va a apoyar”, estando “a su lado en las calles, en el Congreso, en las asambleas abiertas… donde sea necesario”, afirmó esta mañana la vicesecretaria general, , durante una rueda de presa celebrada tras la reunión con los responsables de los ’10 acuerdos de país’.

“Los pensionistas tomaron ayer las calles del país para defender el sistema público de pensiones y exigirle al PP unas pensiones dignas. Ha sido un éxito de movilización de los pensionistas y de las organizaciones sindicales que no se resisten a ver como la derecha desmantela nuestro sistema público de pensiones”, insistió Lastra.

Recordó que los socialista llevan más de un mes recorriendo el país con sus asambleas abiertas en las que se denuncia el ataque que está perpetrando el PP al sistema público de pensiones, a los pensionistas actuales y futuros, y para explicar las soluciones y propuestas del PSOE para lograr su sostenibilidad. De hecho, la Ejecutiva Federal ha protagonizado más de medio centenar de asambleas en ese tiempo, a las que se suman otros cientos de encuentros celebrados a nivel territorial.

Por ello, Lastra consideró que “las movilizaciones de ayer son la prueba de que el esfuerzo de los socialistas por colocar el futuro de las pensiones en el centro de la agenda política, ha merecido la pena”, al tiempo que manifestó su deseo de que esas concentraciones “continúen” y que “lo de ayer solo sea el inicio de una gran movilización en defensa de nuestro Estado del Bienestar, puesto en riesgo por las políticas de la derecha”.

A su juicio, “los pensionistas le han dicho a que no están dispuestos a que ponga en riesgo el sistema, que no hay derecho a que haya dilapidado 67.000 millones de euro de la hucha de las pensiones, sin buscar nuevas fuentes de financiación y sostenimiento; le han recordado el record del agujero de la Seguridad Social de 18.000 millones de euros; y que mientras todo eso ocurría, el presidente Rajoy se ha limitado a dilapidar el patrimonio ahorrado para provocar precisamente el colapso del sistema”.

“Los pensionistas le han dicho también a Rajoy que España es el único país de la UE que no garantiza el poder adquisitivo de las pensiones” y que “no hay derecho a que desde la reforma de 2013 las pensiones solo hayan subido un 0,25%”. Explicó que “con esta congelación de facto” el Gobierno estima haber ahorrado anualmente 1.600 millones de euros, cuando con la propuesta del PSOE de impuestos a los beneficios de la banca y a las transacciones financieras se lograría esa misma cantidad, lo que “permitiría que las pensiones subieran al menos como el IPC, que es lo que nosotros estanos reclamando y ocurre en los países de nuestro entorno”.

Iniciativa del PSOE para revalorizar las pensiones conforme al IPC

Anunció que el PSOE va a volver a registrar, el próximo martes en el Congreso, una proposición de ley para que en 2018 se revaloricen las pensiones conforme a la subida del IPC y que estas no pierdan poder adquisitivo; incrementando con efecto del 1 de enero todas pensiones públicas el 1,6% y recuperando la cláusula de revisión automática en caso de que el IPC supere ese porcentaje. “Esperamos lograr el apoyo del resto de los grupos políticos y que no ocurra como en 2016, cuando PP y C’s la vetaron en la mesa del Congreso”, añadió.

Además de recordar las otras ocasiones en las que las derechas se ha negado a esa revalorización, como en la tramitación de los PGE de 2017, o las medidas que como el ‘medicamentazo’ han hecho también perder poder adquisitivo a los pensionistas, Lastra ha alertado ante la aplicación a partir de 2019 del factor de sostenibilidad que liga la pensión a la esperanza de vida, lo que supondrá que “cuanto más vivamos menos pensión vamos a cobrar”; algo que también “tenemos que eliminar”.

Insistió la vicesecretaria en que “nuestro sistema público de pensiones es sostenible y puede seguir siéndolo, solo depende de las decisiones políticas y del modelo que se aplique. El de la derecha, basado en dejar al sistema sin recursos y reducir las prestaciones, el que promociona sin pudor los fondos de pensiones privado, y el que mantiene bloqueada en la comisión del Pacto de cualquier posibilidad de mejora al no proponer el Gobierno ninguna medida concreta. Y el modelo de la izquierda para el cual perder poder adquisitivo no es una opción, y que apuesta por nuevas fórmula de financiación, por la mejora en la gestión sacando de la Seguridad Social gastos que no le corresponden y que generaría nuevos ingresos derogando la reforma laboral para conseguir unos salarios dignos, unas cotizaciones acordes que puedan garantizar unas pensiones dignas para los pensionistas de hoy y del futuro”.

Preguntas

En el turno de respuestas a los periodistas, la número dos del PSOE ha sido preguntada por el voto de los socialistas españoles en el seno del Grupo Socialista Europeo en relación con el nombramiento de como vicepresidente del BCE. Adriana Lastra ha avanzado que el PSOE emitirá una “abstención crítica” hacia el todavía ministro –el único candidato que queda una vez que se retiró el aspirante irlandés–.

Acerca de la propuesta del Gobierno de presentar una ley que armonice el uso de las lenguas en la educación aquellas comunidades donde hay más de una lengua oficial, la vicesecretaria general ha manifestado que el PSOE no puede entrar a valorar la iniciativa en tanto que desconoce los detalles de la propuesta, puesto que el ministro “no se ha dirigido a nosotros” y se ha limitado a hablar con los medios.

“En todo caso”, ha abundado, “lo que exigimos es sentido común y no más ocurrencias” como a las que “nos tienen acostumbrados el Gobierno y la otra derecha”. Lastra ha recordado que existen tres ámbitos para “dialogar y para acordar en materia educativa“ -la subcomisión del pacto, el Consejo Educativo y la Conferencia Sectorial-, y “ahí es donde el ministro debe llevar su propuesta, si es que la tiene”. Más allá de este particular, la dirigente socialista ha apelado a “hacer una reflexión”: la de que “con las lenguas no se juega, que con la educación no se juega” y que, por lo tanto, “hay que ser es serios”.