Durante su comparecencia, Alberto López-Asenjo ha señalado que las prioridades de la Secretaría General de Pesca se van a centrar en el impulso de la estrategia de crecimiento azul para el sector pesquero español, el desarrollo de una estrategia de competitividad, el impulso de la política social, la sostenibilidad pesquera, la gestión de los caladeros y la apuesta por el desarrollo del sector acuícola.

Según ha subrayado, “nuestro objetivo último es seguir potenciando la actividad pesquera como motor de desarrollo para las comunidades costeras en sus vertientes social, económica y medio ambiental”.

Para ello, el presupuesto de la Secretaría General de Pesca se va a concentrar en dos programas presupuestarios: programa para la mejora de las estructuras y mercados pesqueros, dotado con 38.808.201 euros; y el programa para la protección de los recursos pesqueros y el desarrollo sostenible, que contará con 17.259.190 euros.

Mejora de las estructuras y mercados pesqueros

Alberto López-Asenjo ha señalado que el presupuesto destinado a este programa va a permitir seguir trabajando en la ejecución del Programa Operativo del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) 2014-2020 , las ayudas a las Organizaciones de Productores y el mantenimiento del apoyo financiero a la política de control e inspección.

En el área de política estructural, López-Asenjo ya indicado que se invertirán 13,4 millones de euros para atender principalmente a las necesidades derivadas de la aplicación de las medidas recogidas en el FEMP.

Dentro de esta área se destinarán 6 millones de euros para mejorar la competitividad de la flota, cuyas principales líneas serán el apoyo a la paralización temporal de la actividad pesquera de las comunidades autónomas, ayudas a la flota que faena en aguas adyacentes al Peñón de Gibraltar, la atención a determinadas flotas que se vean obligadas a cesar temporalmente su actividad, y la innovación y el desarrollo tecnológico pesquero y acuícola.

Asimismo, en el área de economía y comercialización pesquera, dotado con un presupuesto de 7,4 millones de euros, cuya principal línea de actuación será la destinada a las Organizaciones de Productores Pesqueros para la financiación de sus planes de producción y comercialización, su creación y reestructuración y el mecanismo de almacenamiento.

En este ámbito, la Secretaría General de Pesca dedicará un esfuerzo especial al fomento del asociacionismo pesquero, al mantenimiento y desarrollo de la aplicación OPPES, que mejorará la gestión y el funcionamiento de las Organizaciones de Productores pesqueros, y la recopilación y análisis de la información de los mercados de los productos pesqueros mediante la aplicación TRAZAPES.

Y el área de control e inspección tiene un presupuesto previsto de 17,8 millones de euros, de los que 4,9 millones irán destinados a labores de control, principalmente para la gestión del diario electrónico de a bordo, el y para el seguimiento, verificación y explotación de los datos de capturas, desembarques y trasbordos.

Al mismo tiempo, López-Asenjo ha destacado que la Secretaría General de Pesca va a dedicar en torno a 8 millones de euros para el despliegue de medios de inspección para garantizar el cumplimiento de la normativa vigente, tanto en caladeros nacionales, como en aguas comunitarias e internacionales. Para ello, se seguirá contando con la colaboración de la Guardia Civil y de la Armada.

Protección de los recursos pesqueros y desarrollo sostenible

Por otra parte, Alberto López-Asenjo ha explicado que para esta segunda línea de actuación se destinarán 17,26 millones de euros para la consolidación de la acuicultura sostenible como un sector puntero, lograr un conocimiento científico y de calidad que nos permita contar con el mejor asesoramiento posible, la puesta en marcha progresiva y adecuada de la obligatoriedad de desembarque, y la operatividad del funcionamiento de la red de reservas marinas.

En relación con la acuicultura, la Secretaría General de Pesca destinará 1,8 millones de euros a los Planes Nacionales de Cultivos, que contribuirán a la mejora de la competitividad del sector, y a financiar el desarrollo del Plan Estratégico Plurianual de la Acuicultura Española 2014-2020.

A este respecto, López-Asenjo ha puesto en valor los trabajos llevados a cabo en estos años, que han permitido poner en marcha a principios de este año el visor de acuicultura (ACUIVISOR).

La investigación y estudios científicos contarán en 2018 con un presupuesto aproximado de 11 millones de euros. Según López-Asenjo, contar con el mejor asesoramiento científico es esencial para nuestro trabajo de gestión de los recursos y, por tanto, avanzar en nuestro compromiso con la sostenibilidad pesquera.

Para hacer frente a la obligación de desembarque se destinarán más de medio millón de euros para impulsar actividades enfocadas hacia el empleo de nuevas técnicas, mejora de selectividad de artes y desarrollo de estudios sobre alta supervivencia.

Por otra parte, la Secretaría General de Pesca cuenta con los buques de investigación pesquera “Emma Bardán”, “” y “Vizconde de Eza”, a los que se destinarán 10 millones de euros para su operatividad y la realización de distintas campañas de evaluación pesquera y oceanográfica, así como de cartografiado marino.

Finalmente, López-Asenjo ha anunciado que las reservas marinas contarán con un presupuesto aproximado de 4 millones de euros, dedicados al mantenimiento de los medios técnicos, el control y la vigilancia, y para acciones de divulgación e información.

En este contexto, el secretario general ha asegurado que se emprenderán trabajos para el establecimiento de nuevas reservas marinas de interés pesquero.