Según ha recalcado el ministro, la agricultura familiar supone el centro de la reforma de la PAC así como el centro de la actuación de apoyo que la política comunitaria tiene que hacer respecto de nuestros agricultores y ganaderos.

En este sentido, Planas ha resaltado la importancia de mantener los fondos comunitarios para que los agricultores españoles continúen elaborando productos de calidad, seguros y a buen precio para el conjunto de los ciudadanos

El ministro ha señalado que la PAC constituye un nuevo reto desde el punto de vista medioambiental, para contribuir a la lucha contra el cambio climático y la preservación del medio ambiente y la biodiversidad.

El relevo generacional es otro de los retos que ha señalado el ministro. “Necesitamos más jóvenes que se incorporen a la actividad agraria y más mujeres agricultoras y ganaderas en el medio rural, porque sin mujeres no tendremos una sociedad que avance”.

Asimismo, Planas ha hecho hincapié en la necesidad de modernizar las explotaciones agrarias. España es una potencia agroalimentaria mundial, pero para seguir estando entre los países líderes “resulta fundamental la digitalización de la agricultura y la formación de los jóvenes”.

En el marco de la futura PAC, el ministro entiende que los planes estratégicos “son también una oportunidad” para mantener una política que debe seguir siendo europea. Y porque desarrollar un plan estratégico, junto con las organizaciones agrarias y las comunidades autónomas, puede servir para situar objetivos a conseguir desde el punto de vista de una agricultura y una ganadería tan diversa en su contenido y en su actividad como la española.