Las competencias en materia de extinción de incendios recaen sobre las comunidades autónomas, aunque cuentan con el respaldo del , cuando se trata de incendios de grandes dimensiones, que requieren un mayor despliegue de medios. Para brindar ese apoyo, el Ministerio destinará 85 millones de euros en 2018 para el dispositivo de extinción, el mismo presupuesto que en 2017.

73 medios aéreos y cerca de 1000 profesionales

Durante la presentación de la campaña, el ministro ha visitado el ( - CCINF), encargado de la gestión del operativo de extinción y que cuenta con avanzada tecnología que permite disponer de toda la información necesaria para la toma de decisiones, como la ubicación en tiempo real de todos los medios aéreos de extinción de España; información a tiempo real de la situación de los incendios, aportada por aeronaves y drones; o datos meteorológicos.

Desde este centro se gestionan las peticiones que realizan las comunidades autónomas, e incluso otros países, que se asignan en base a criterios exclusivamente técnicos y de solidaridad interterritorial. El ministro ha subrayado la cooperación y diálogo que se mantiene con las comunidades autónomas, y entre ellas en caso de necesidad.

Para la campaña 2018, el Ministerio cuenta con 73 medios aéreos, que pueden operar en todo el territorio nacional, independientemente de donde se encuentren ubicados. En el dispositivo se incluyen:

  • 18 aviones Canadair con capacidad de descarga de 5.500 y 6.000 litros, operados por el 43 Grupo del .
  • 10 aviones de carga en tierra Airtractor 802, de 3.100 litros de capacidad de depósito.

  • 6 aviones Fire Boss AT-802, con una capacidad de depósito de 3.100 litros.

  • 4 aviones de comunicaciones y observación ACO, equipados con equipo de transmisión de fotografías digitales, a través de telefonía móvil GPRS, y de vídeo continuo, tanto en espectro visible como en infrarrojo. Las imágenes fijas se reciben en las

  • Centrales de Operaciones y sirven de ayuda en la toma de decisiones, y los vídeos en las unidades móviles desplazadas sobre el terreno

  • 8 helicópteros bombarderos Kamov K32A con capacidad de carga de agua

de 4.500 litros. Su gran capacidad de carga de agua los convierte en idóneos para actuar en zonas con escasez de embalses o muy montañosas, donde los aviones anfibios tienen mayores dificultades.

  • 19 helicópteros biturbina con capacidad de descarga de 1.200 litros. Se utilizan para el apoyo al trabajo de las brigadas, así como para su transporte. Es el medio utilizado para el apoyo al trabajo de las brigadas, así como para su transporte.
  • 4 helicópteros BK 117 para apoyo en actividades de defensa contra incendios.

  • 4 vehículos aéreos no tripulados (RPAS). Estos drones operarán en el arco nocturno con objetivos de vigilancia y seguimiento de los incendios.

El ministro ha agradecido el sacrificio, dedicación y vocación de servicio público de los cerca de 1.000 profesionales dedicados a combatir los incendios forestales, entre técnicos, pilotos y mecánicos de las aeronaves, personal de las brigadas forestales o trabajadores del Ministerio. El grupo más numeroso del dispositivo lo forman las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF), formado por cerca de 600 personas, entre técnicos, capataces, especialistas y preparadores físicos.

Además, ha destacado la colaboración del 43 Grupo del Ejército del Aire, encargados de mantener y pilotar los aviones, de los que señalado su dedicación, valor y profesionalidad.

Recuperación de la zonas quemadas

Tras las labores de extinción, el ministerio también apoya a las Comunidades Autónomas en la recuperación de los terrenos afectados por los incendios más graves y de mayor superficie quemada, con el objetivo de minimizar los perjuicios que han sufrido, adoptando medidas de restauración forestal, actuando más rápido y con más medios en favor del interés general.

Para paliar los daños causados por los incendios sufridos en 2017, el Ministerio ha invertido casi 10 millones de euros en 18 actuaciones hidrológico-forestales de emergencia, para ayudar a la restauración de un total de 60.000 hectáreas quemadas y especialmente sensibles.

El ministro ha recordado que durante todo el año se desarrollan en España labores de prevención, que van más allá de limpiar los montes, sino que también suponen invertir en gestión forestal. Las Brigadas de Labores Preventivas (BLP) se encargan de reducir y controlar los combustibles forestales, y los Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales (EPRIF), realizan labores de formación e información a la población.

El ministro ha garantizado trabajo “sin descanso” para conservar y proteger los montes, vertebrar el sector forestal, visibilizar su aportación socioeconómica al territorio, su valor ambiental y desarrollar su potencial para fijar población al medio rural, creando valor añadido y empleo de calidad.

Por ello, ha indicado que las medidas de apoyo a la gestión forestal son un pilar muy importante de los Programas de Desarrollo Rural, para los que se destinan cerca de 2.000 millones de euros en el período actual. Un 14% más que en el período anterior (2007-2013) y muy por encima de la media europea.

Campaña de concienciación

El 95% de los incendios tienen su origen en la acción humana, por negligencia o de forma intencionada. Por ello y para aumentar la sensibilidad de la población, el Ministerio llevará a cabo, una campaña para incrementar el nivel de concienciación y responsabilidad de los ciudadanos. La campaña “Para no ser el responsable… sé responsable” pretende, en palabras del ministro, ir al origen del incendio y apelar a la responsabilidad de todos como potenciales causantes de los incendios forestales.

El ministro ha instado a no bajar la guardia, ya que las intensas lluvias primaverales han propiciado el desarrollo de la vegetación, y ha realizado un llamamiento a extremar la precaución y a actuar con prudencia y respeto, para poder seguir disfrutando en el futuro de nuestro campo y nuestros montes.