Magdalena Valerio, que ha visitado la nueva planta Ornua de lácteos de , ha advertido de que en el siglo XXI la empresa tiene que ser responsable “por convicción, porque los valores positivos deben constituir el núcleo de su cultura corporativa para hacer visibles los esfuerzos y recursos que la empresa emplea”.

La ministra ha añadido que las empresas afrontan una sociedad cada vez más informada y exigente y necesitan un mayor respaldo para desarrollar con éxito su actividad en el medio y largo plazo.

La responsable de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ha puesto de manifiesto la rentabilidad que conlleva “invertir bajo las premisas de los valores que compartimos como sociedad, generar trabajos dignos y con futuro, comprometerse con las iniciativas sociales locales e invertir en la sostenibilidad de nuestro planeta”.

Magdalena Valerio ha recordado las demandas que le trasladan las empresas del sector tecnológico, principalmente las relacionadas con la escasez de profesionales cualificados para atender los proyectos que quieren poner en funcionamiento. “Se han puesto en marcha -ha insistido Valerio- diversas iniciativas que pasan por estrechar esta distancia entre las necesidades reales de las empresas y la oferta formativa, así como el modo de adquirir y acreditar estas competencias”.

A juicio de la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social “no nos podemos permitir tener a las personas en situación de desempleo y, a la vez, empresas carentes de trabajadores cualificados”.