​Mediante este acuerdo, el solicitará a la Real Academia de Gastronomía (RAG) su colaboración en reuniones y eventos promocionales donde la gastronomía sea una de las herramientas de la promoción alimentaria. Por su parte, la RAG se compromete a asesorar e impulsar aquellos proyectos del MAPAMA de contenido gastronómico.

Para el seguimiento de estos compromisos, el convenio contempla la creación de una , compuesta por dos representantes de la Dirección General de Alimentaria y dos representantes de la RAG.

El protocolo tiene una duración de dos años a partir de su firma, pudiendo prorrogarse por tres años más.