“La esterilización forzada es una discriminación interseccional, que vulnera los derechos y puede constituir ciertas formas de explotación o abuso”. Así lo ha afirmado el senador de Ciudadanos (Cs), , durante su intervención en la Cámara Alta donde ha defendido la Proposición de Ley de modificación del Código Penal para la erradicación de la esterilización forzada o no consentida de personas con discapacidad o incapacitadas judicialmente.

El Código Penal permite en su artículo 156 que, a día de hoy, se siga practicando en España la “esterilización involuntaria, coercitiva y forzosa de las mujeres y niñas con discapacidad a pesar de que el ha expresado su preocupación respecto a esta práctica, cuya capacidad jurídica no se reconoce”, ha explicado Marcos. En este sentido, la propuesta de Cs presentada a iniciativa del senador pretende que “la esterilización forzada o no consentida se erradique para que las mujeres y niñas con discapacidad sean más libres e iguales”.

Según datos del , en la última década se han practicado más de un millar de esterilizaciones forzadas en nuestro país, la mayoría de ellas en mujeres. “No hay razones de fondo para mantener la práctica de la esterilización forzada o no consentida”, ha defendido el senador de Cs. Al mismo tiempo, Marcos ha asegurado que esta práctica “comete una intromisión en los cuerpos de las personas con discapacidad, olvida su reconocimiento como persona ante la ley e ignora el derecho a la salud, a la información, a la privacidad, el derecho a decidir acerca del número de hijos e hijas o el derecho a fundar una familia”.

Miembros de la sociedad civil y del tejido asociativo de la discapacidad también han estado presentes en el pleno donde el senador liberal ha defendido, tal y como reconoce el Comité de la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad, que “la capacidad jurídica de estas mujeres debe ser reconocida en igualdad de condiciones con las demás personas”, ha aseverado. Por este motivo, Marcos ha defendido que “nos encontramos ante un claro ejemplo de progreso en el que la sociedad camina por delante de la legislación” así que “tenemos que llevar al Código Penal lo que es de sentido común en la calle”, ha apostillado.