​La presencia de la ministra, así como de la secretaria de Estado de Servicios Sociales, , y de la directora del (Injuve), , demuestra el apoyo y compromiso del Ministerio y del Gobierno con los y las jóvenes y la prioridad que para el Ejecutivo suponen las políticas de juventud.

La ministra María Luisa Carcedo ha reconocido las dificultades por las que pasan los más jóvenes y les ha animado a canalizar sus demandas. El Consejo de la Juventud es un “cauce de encuentro, de diálogo, participación y asesoramiento en las políticas públicas en materia de juventud”, ha valorado. Carcedo ha animado a las organizaciones presentes a generar una juventud activa: “Queremos una juventud que vea que sus demandas se canalizan con eficacia y que la crítica constructiva es más que bienvenida por las instituciones públicas. Queremos jóvenes que aprecien las instituciones y los servicios públicos, que luchen por ellos y los defiendan como medio de contribuir a la mejora colectiva sin dejar a nadie atrás”, ha insistido.

La celebración de esta Asamblea constituye el inicio de una nueva etapa para este organismo. El artículo 48 de la Constitución española recoge que “los poderes públicos promoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, social, económico y cultural”. Hace 35 años se desarrolló este precepto constitucional con la ley de creación del (CJE) como entidad de derecho público con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines. En 2014, la ley de racionalización del Sector Público redefinió su naturaleza jurídica configurándolo como una entidad corporativa de base privada y un posterior Real Decreto de agosto de 2018 reguló su composición, funcionamiento y finalidad del CJE.

Tras la firma del con el Injuve, con la correspondiente dotación presupuestaria que garantiza su actividad, hoy comienza un nuevo ciclo en el que el Consejo de la Juventud de España reclama una ley propia que asegure, tanto su existencia como la defensa de los derechos de los y las jóvenes. En este sentido, su presidente, Manuel Ramos de la Rosa, ha destacado que “los consejos de juventud son necesarios porque, además de dar voz a la juventud, analizan la situación de este sector de la población y tratan de incidir en las políticas públicas para que se elaboren desde una perspectiva joven. Una tarea que debe preservarse especialmente en estos momentos cuando la situación de las y los jóvenes ha empeorado considerablemente en los últimos años”. Y es que, tal y como ha indicado Ramos de la Rosa, “según el informe de Pobreza Juvenil elaborado por el CJE, un 37,7% de la juventud está en riesgo de pobreza”.

La ministra ha asegurado que el Gobierno está actuando para resolver las dificultades por las que pasa la juventud. En este sentido, ha citado el Plan de Choque de Empleo Joven, la Garantía Juvenil o el Plan Director de Empleo Digno, “con el fin de garantizar el derecho efectivo de los jóvenes a desarrollar sus proyectos de vida, a través no solo del acceso al empleo digno, estable y bien remunerado, sino también del acceso a una vivienda accesible”, ha argumentado.

También ha destacado la Estrategia de Juventud de España como un documento medular para “construir un país socialmente justo y cohesionado, y económica y medioambientalmente sostenible”.

“Es la hora de apostar por las niñas, los niños y los y las jóvenes”, ha asegurado la ministra, que ha animado al Consejo de la Juventud de España a hacer partícipes a los jóvenes del “valor de la unión y de lo colectivo” para conseguir avanzar.