En la Cumbre participarán los siguientes departamentos ministeriales por parte española, que mantendrán, a nivel de ministros y/o secretarios de Estado, las correspondientes reuniones sectoriales con sus contrapartes polacas:

Reuniones sectoriales a nivel de ministros:

Reuniones sectoriales a nivel de secretarios de Estado:

  • Educación (secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades)
  • (presidente del de Deportes; su interlocutor polaco será el ministro de Turismo y Deporte, Witold Banka)

La agenda prevista para la reunión bilateral entre los dos jefes de Gobierno es la siguiente: el 40 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países; las posibilidades de fortalecer la concertación bilateral de ambos países en , en la OTAN y en Naciones Unidas y la potenciación de las relaciones económicas y culturales entre ambos países.

Se prevé la firma de un memorando de entendimiento con ocasión de la celebración de la Cumbre, relativo al deporte, entre el , Cultura y Deporte, por parte española y el y Deporte, por parte polaca.

Como es tradicional desde el año 2009, la XII Cumbre entre ambos países también viene acompañada por la celebración de un Foro Parlamentario entre Polonia y España, en el que delegaciones del y del Sejm ( en Polonia) han examinado los principales temas de interés para el poder legislativo de ambos países.

En esta ocasión, el V Foro Parlamentario Hispano-Polaco tuvo lugar en Cracovia el pasado lunes, 5 de junio. La delegación española estuvo encabezada por la presidenta del Congreso de los Diputados, ; y la delegación polaca por su homólogo, Marek Kuchcinski. Los temas de mayor interés para el foro fueron la situación de los ciudadanos tras el Brexit; el papel de los Parlamentos Nacionales en el futuro de la UE; el apoyo de Polonia y España a la Política Europea de Vecindad, tanto hacia el Este como hacia el Mediterráneo; así como la situación del español como lengua en el modelo educativo bilingüe existente en Polonia.

Las relaciones económicas entre España y Polonia son muy positivas. El comercio bilateral no ha dejado de crecer en los últimos años. Desde 2012, ha aumentado un 38,6%, alcanzando los 9.859 millones de euros en 2016, gracias al dinamismo tanto de las exportaciones como de las importaciones. En 2016, las exportaciones españolas a Polonia superaron los 4.800 millones de euros y las importaciones españolas provenientes de Polonia superaron los 5.000 millones. Polonia ocupa el duodécimo puesto como cliente y como proveedor de España.

El comercio entre España y Polonia tiene un marcado carácter intra-industrial; es decir, compramos y vendemos el mismo tipo de productos (vehículos automóviles, máquinas y aparatos mecánicos, y aparatos y material eléctrico).

La inversión española en Polonia es también significativa. España es el quinto inversor en el mercado polaco, existiendo más de 700 empresas españolas instaladas en Polonia en numerosos sectores como finanzas, tecnologías de la información y la comunicación, construcción e infraestructuras, automoción y energía (renovables). El stock de inversión española en Polonia superó los 5.000 millones de euros en 2015.

En relación con el turismo, destaca el constante aumento en el número de turistas polacos que visitan España en los últimos años. En 2016, se ha alcanzado la cifra de 863.457, según datos de FRONTUR, lo que supone un incremento del 16,1% respecto a 2015. España se ha convertido actualmente en país preferido por los turistas polacos, sólo superado por Grecia.

En el terreno económico, más allá de los asuntos bilaterales la dimensión europea tendrá un espacio relevante en la Cumbre de Varsovia. En este contexto, el presidente del Gobierno y la primera ministra Szydlo tendrán oportunidad de compartir puntos de vista sobre el futuro del proyecto europeo.

Hablarán sobre los logros del proyecto europeo y los principales retos a los que se enfrenta, así como de las reformas a impulsar para responder a las preocupaciones de los ciudadanos. Se prestará especial atención a la profundización del mercado único europeo; que incluye importantes iniciativas como la Unión de la Energía o el Mercado Único Digital, fundamentales para garantizar la competitividad de la UE, y por tanto para promover el crecimiento y el empleo en Europa.