En el ámbito de los asuntos económicos, el Consejo Europeo analizará la política comercial, en particular el anuncio del presidente de Estados Unidos, , de imponer aranceles sobre el acero y el aluminio, así como la negociación de acuerdos comerciales por parte de .

También se tratará el mercado único, especialmente el mercado único digital, de cara a reforzar la competitividad y maximizar el potencial de las tecnologías de la información y la comunicación para impulsar la creación de empleo y el crecimiento.

En materia fiscal se debatirá la lucha contra la evasión fiscal y la adaptación del sistema impositivo al nuevo entorno digital. El pasado mes de septiembre, el exministro de Economía firmó una carta conjunta con los ministros de Francia, Alemania e Italia instando a la Unión Europea a tomar medidas para ajustar la fiscalidad de las compañías que operan en la economía digital.

Asimismo se abordará el Semestre Europeo y una serie de cuestiones sociales en el marco del aprobado en la Cumbre de Gotemburgo del pasado mes de noviembre.

También el 23 de marzo tendrá lugar una Cumbre del Euro, en la que los 19 países que tienen el euro como moneda debatirán el reforzamiento de la gobernanza común. España mantendrá que, para asegurar un euro fuerte y estable, es preciso trabajar en la profundización de la Unión Económica y Monetaria y avanzar hacia una Unión Fiscal.

Por último, este Consejo Europeo tomará la decisión definitiva sobre el nombramiento de Luis de Guindos como vicepresidente del , tras la emisión de los dictámenes favorables del BCE y del .

La segunda gran cuestión que se tratará en el Consejo Europeo será el Brexit.

En primer lugar, se adoptarán orientaciones para la negociación sobre el marco de la relación futura entre la Unión Europea y el Reino Unido. Las orientaciones contemplan, entre otras prioridades, las relaciones comerciales, la lucha contra el terrorismo y la delincuencia internacional, la seguridad, la defensa y la política exterior.

En segundo lugar, se debatirán las condiciones del período transitorio, durante el cual se seguirá aplicando el acervo de la Unión Europea al Reino Unido, aportando seguridad jurídica y certeza a los ciudadanos y empresas.

En tercer lugar, se repasará el estado de la negociación sobre el acuerdo de retirada. Dentro de dicho acuerdo, tienen especial relevancia la garantía de los derechos de los ciudadanos y el arreglo financiero. Los derechos de los ciudadanos han sido la prioridad española a lo largo de la negociación. España viene defendiendo desde el principio de la negociación que se debe minimizar el impacto de esta decisión política sobre los ciudadanos y las empresas.