Javier Maroto, candidato a las Elecciones Generales por , vicesecretario de y director de Campaña, ha pedido a los alaveses hoy a pie de calle, frente a la fábrica de en Vitoria, que el próximo domingo se rebelen en las urnas para “defender a los trabajadores de Mercedes diciendo ´no´ al impuesto al diésel y ´sí´ al empleo de estos trabajadores”.

El candidato popular ya ha venido advirtiendo estos días de la “amenaza” que supone el impuesto al diésel del PSOE al poner en riesgo el empleo de más de 20.000 familias alavesas que trabajan en el sector de la automoción y hoy ha asegurado que este impuesto constituye un “atentado contra los intereses económicos de los alaveses”.

Se trata de “un problema”, ha dicho, que sin embargo “solo preocupa, al parecer, a los trabajadores de Mercedes y al ”, dado que PNV, Podemos y Bildu apoyan el impuesto de . Por eso, “alguien tiene que dar la cara por ellos”, ha afirmado.

Maroto se ha mostrado “muy preocupado” por la situación y ha asegurado que “los trabajadores de Mercedes no se merecen candidatos así”, en referencia al resto de partidos que promueven y apoyan este impuesto. “No se merecen un Gobierno que ponga en riesgo su trabajo”, ha añadido.

El candidato alavés afirma que “se puede ser sostenible sin atacar a los trabajadores de empresas que ayudan con sus servicios a producir vehículos diésel” y ha recordado que en Vitoria “300 jóvenes ya han perdido su primera oportunidad de empleo en una fábrica como esta por culpa de este impuesto”.

Precisamente, “una de las razones por las que hay que cambiar a Sánchez es porque, si sigue de presidente, se convertirá en una trituradora de empleos”, ha concluido.