“La quema de una bandera es un ejemplo de apelación al odio que debería ser condenada por el Parlament”. Así lo ha dicho el diputado de Ciudadanos (Cs), Nacho , en su defensa de la Propuesta de Resolución de condena de los actos violentos producidos el 11 de septiembre de 2019 cuando se quemó una bandera de España, hubo un intento de asalto al Parlament de Catalunya y se produjeron insultos y agresiones a periodistas. La iniciativa que ha sido rechazada en la Comisión de Asuntos Institucionales instaba a condenar este tipo de “ataques vandálicos” y declarar “que ningún objetivo político puede realizarse a través de la violencia”.

Martín Blanco ha denunciado “los episodios de violencia recurrentes” y cada vez “más graves” por parte de “grupos radicales separatistas” que pretenden imponer sus tesis políticas “por la fuerza, con violencia y sin respetar los derechos fundamentales y libertades públicas más elementales en un estado democrático”. Y ha recordado que estos grupos son convocados y alentados por las más altas instancias del gobierno de la Generalitat, en referencia al ‘apreteu, apreteu’ del president Quim Torra.

El diputado naranja también ha lamentado la quema de la bandera de España, “un símbolo constitucional que representa al conjunto de españoles” y ha añadido que condena “con igual contundencia la quema de una bandera española como la quema de una ‘senyera’ catalana”. Finalmente, Martín Blanco ha apelado al “respeto a los símbolos que nos representan a todos” y ha instado al Govern a no ser conniventes con estos “grupos radicales separatistas”.