​Tras el desembarco en el puerto de Algeciras, las autoridades sanitarias y policiales procedieron a realizar los trámites habituales. En primer lugar, Cruz Roja Española, en el marco del Programa de Atención Sanitaria de la Secretaría de Estado de , realizó un triaje socio-sanitario a todas las personas rescatadas por Open Arms, tras el cual se derivó a centros sanitarios a aquellas que precisaban atención médica. Tras esta revisión la realizó los trámites de identificación y reseña en las instalaciones del de Extranjeros de Algeciras.

Según los datos facilitados por la Policía Nacional, de los 304 migrantes, 215 son hombres y 89 mujeres. Por edades 143 son menores, de ellos 131 no acompañados. Por nacionalidades el 32,5% son de Somalia, el 19,9% de Costa de Marfil, el 11,9% de Mali, el 10,3% de Sudán, el 4,5% de Nigeria, el 4,2% de Guinea, y los restantes proceden de otros países de África y en menor medida de Asia.

Todos los migrantes han manifestado su voluntad de solicitar asilo, por lo que a todos ellos se les ha expedido el correspondiente documento de “manifestación de voluntad de solicitud de protección internacional”.

Tras la realización de los trámites policiales la , ha coordinado los traslados a los Centros de Atención Emergencia y Derivación (CAED) situados en Chiclana y Sevilla, gestionados por Cruz Roja y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), respectivamente. Cruz Roja ha asumido la acogida de las mujeres y sus hijos y parte de los hombres, un total de 102, y CEAR la acogida de 71 hombres. El traslado se ha llevado a cabo el mismo día 28. Desde los CAED la Secretaría de Estado de Migraciones derivará a los solicitantes de protección internacional a los recursos especializados correspondientes. Los menores han sido derivados a los servicios de protección del menor de la Junta de Andalucía.