Miguel Arias Cañete ha inaugurado en las IV Jornadas sobre Cooperativismo Agrario, organizadas por el diario “El Norte de ”, donde ha resaltado lo mucho que tienen que ofrecer las cooperativas para mejorar la situación de la economía española.

En este sentido, el ministro ha señalado el momento relativamente favorable en el que se encuentra el sistema agroalimentario español, que contribuye al PIB con un 8% y da empleo a más de 2 millones de personas, “un auténtico motor de la recuperación económica de España”, ha resaltado.

Según el ministro, esta recuperación tiene su impulso en las exportaciones. Así, en 2012 la exportación de productos agrarios supuso un valor superior a los 36.000 millones de euros, un 15% del valor total de lo exportado por España en ese año. Además, el sector agroalimentario tiene unas tasas de empleo mejores que las registradas en el conjunto de la economía.

Cooperativismo agrario

Según el ministro, esta buena situación del sistema agroalimentario se debe en gran parte al trabajo de las cerca de 4.000 cooperativas agrarias españolas, cuya facturación total se sitúa en los 19.000 millones de euros, con un crecimiento medio anual en los últimos cinco años del 13%. En definitiva, “las cooperativas se presentan hoy como un tejido moderno y competitivo”, ha recalcado.

En este contexto económico, Arias Cañete también ha destacado su vocación exportadora, hasta el punto de que un 20% de su facturación total procede de las exportaciones.

Además de incrementar su facturación, las cooperativas han aumentado el empleo, dando trabajo a más de 97.000 personas, con un crecimiento interanual medio del orden del 5%.

Ganar dimensión

No obstante, el ministro ha expresado la necesidad de que las cooperativas españolas incrementen su dimensión para poder competir con garantías en el mercado internacional. En este sentido, Arias Cañete ha apuntado que las dos primeras cooperativas holandesas o las cuatro primeras francesas facturan tanto como las 4.000 españolas. “En la concentración cooperativa tenemos una de las claves fundamentales para garantizar el mejor futuro”, ha asegurado.

Para lograrlo, Arias Cañete se ha referido a la Ley de Fomento de la Integración Cooperativa y otras Entidades Asociativas Agroalimentarias, aprobada recientemente por el Parlamento. En opinión del ministro “esta ley ofrece a las cooperativas herramientas para su integración en entidades asociativas fuertes y dotarlas de una posición negociadora que permita rescatar márgenes económicos que hoy se pierden”.

Se trata de ofrecer mecanismos que hagan rentable la agricultura, para que los jóvenes decidan hacer de la actividad agraria su modo de vida “y puedan encontrar en las cooperativas un modo de llevarla a cabo”. Según el ministro, “este relevo generacional sólo será posible si, junto a la vocación por las tareas del campo, la actividad agraria genera una rentabilidad a la que tiene derecho”.

Para propiciarlo, el Gobierno ha impulsado la Ley para la mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria, también aprobada el pasado 17 de julio, cuyo principal objetivo es formalizar las relaciones entre los componentes de la cadena y lograr más transparencia y equilibrio. Esta ley es pionera en la UE, “y está siendo considerada como referente por la Comisión para adoptarla como legislación comunitaria de obligado cumplimiento”, ha afirmado.

Reforma de la PAC

Por otra parte, Arias Cañete ha explicado que en el ámbito europeo también se ha trabajado para favorecer la posición de las explotaciones y las cooperativas agrarias en el seno de la cadena alimentaria, con el propósito de mejorar sus resultados económicos, generar empleo y atraer en mayor medida a la juventud hacia la actividad agraria..

Así, el ministro ha detallado que la reforma de la PAC recoge como propuesta aumentar los recursos económicos para favorecer la incorporación de jóvenes agricultores. En este sentido, “hemos acordado con las Comunidades Autónomas reforzar las ayudas concedidas para este mismo propósito en el ámbito del Desarrollo Rural, posibilidad que tan buena acogida está teniendo en Castilla y ”.

Para el ministro, “construir el futuro dependerá de que las explotaciones agrarias se fortalezcan, al constituirse en entidades asociativas potentes y organizadas con profesionalidad”, ha concluido.