​En el acto, al que asistió el secretario General de Industria, Raül Blanco, el vicepresidente de Oficemen, , y representantes de las principales compañías cementeras, Reyes Maroto dijo que “el sector del cemento es estratégico por su importancia en la construcción de infraestructuras, por su capacidad exportadora, su implicación en las soluciones ambientales y su arraigo en las comunidades locales en las que ofrece empleo de calidad”.

Los ejes principales de actuación contemplados en la Agenda son la dinamización de la demanda, el fomento de la competitividad de las empresas, la inclusión del sector entre los potenciales beneficiarios de la compensación de costes indirectos de CO2, y la consecución de costes energéticos competitivos.

Entre los objetivos están: Alcanzar los 30 millones de toneladas de producción de cemento equivalente en España en 2022; incrementar el nivel de producción en 3.000 millones de euros anuales y valorizar más de 4 millones de toneladas de residuos; reducir anualmente más de 2 millones de toneladas de CO2 y generar más de 2.000 empleos directos y más de 4.000 indirectos o inducidos.

forma parte del Marco de la España Industrial 2030, que incluye quince Agendas Sectoriales que el Ministerio está definiendo de manera conjunta con las asociaciones empresariales, y que desarrollan las especificidades propias de cada sector y definen líneas estratégicas y acciones concretas. “Las Agendas reflejan muy bien la apuesta decidida de este Gobierno por la industria, porque desempeña un papel fundamental para la creación de valor añadido, genera empleos con mejores salarios y condiciones laborales, presenta un importante nivel de inversión en innovación y una elevada intensidad exportadora”, señaló Maroto.