“Ha ensanchado y fortalecido la España de las libertades”, ha dicho Delgado, desde el ejercicio de sus funciones de control de la constitucionalidad de las leyes, tutela de los derechos fundamentales y de solución de los conflictos de competencia entre el Estado y las comunidades autónomas.

En sus casi cuatro décadas de existencia, este tribunal ha recibido más de 220.000 demandas de Justicia constitucional y dictado casi 200.000 resoluciones definitivas, diez mil de las cuales, en forma de sentencia. Su responsabilidad en estos años “no ha sido fácil ni gratuita”, ha subrayado la ministra, sin que la acción directa del terrorismo y de los numerosos desafíos a los que a lo largo de estos años se ha enfrentado el Estado de Derecho, le hayan hecho claudicar.

El premio que hoy le ha entregado el Colegio de Registradores al Tribunal Constitucional y que ha recogido su presidente, , expresa, por lo tanto, ha señalado Delgado, la gratitud “por haber hecho posible una España democrática capaz de sobreponerse a la adversidad” y el reconocimiento de que su fortaleza es “la mejor garantía de futuro con que cuenta España”.