Con los que hasta hace pocos días fueron sus compañeros, la ministra se compromete a “defender los intereses de la Justicia y, entre ellos, los de la Carrera Fiscal”, cuya fortaleza, independencia y transparencia constituyen una “garantía de una Justicia de calidad”.

La ministra de Justicia recuerda cómo hace solo unos meses se postuló como vocal del y, para ello, recorrió numerosas Fiscalías por toda España; una experiencia que le sirvió para tratar de conocer las preocupaciones y dificultades de los aproximadamente 2.500 fiscales que componen el .

El orgullo e ilusión que ellos le transmitieron “constituyen un estímulo para afrontar ahora como ministra de Justicia” el reto de mejorar el funcionamiento de un servicio público como es el de la Justicia.