​Méndez de Vigo ha señalado que Boixadós ha sido “una persona clave en la salvaguarda del legado de Dalí, desde el fallecimiento del autor hasta nuestros días”.

Para el ministro, “la pérdida de Boixadós deja un hueco irreparable en la Fundación, tanto por su experiencia en la gestión, como por su carácter sagaz. Descanse en paz”.

Ramón Boixadós fue reconocido por el con la Gran Cruz de , distinción que únicamente se puede otorgar a 500 personalidades que han contribuido de forma extraordinaria al desarrollo de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia o la investigación.