El ministro ya anunció en la Comisión de Justicia del Congreso que el eficaz funcionamiento del Registro Civil es imprescindible para mejorar la Justicia como servicio público, por lo que se procederá a su desjudicialización, como preveía la Ley 20/2011, del Registro Civil, aprobada por el PSOE. Los encargados de su gestión serán, por tanto, los registradores mercantiles.

El Registro Civil será protagonista, además, de algunas de las medidas propuestas por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA), y que ya se están desarrollando mediante reformas legislativas remitidas a las Cortes. Entre ellas figura la que permitirá la tramitación electrónica desde los centros sanitarios tanto de los nacimientos como de las defunciones.