​El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha destacado, en Badajoz, durante un acto de entrega de condecoraciones a víctimas extremeñas del terrorismo, que lo único “bueno” que nos ha dejado es el “patrimonio de sus víctimas, de su dignidad, y unas y Cuerpos de Seguridad que son referente internacional en la lucha contra el terrorismo” que, sin duda, contribuyen a tener una sociedad más segura.

Grande-Marlaska ha afirmado durante su intervención que “hemos vencido a ETA con el esfuerzo realizado por las durante años, con sacrificio y entereza”, y sabiendo, ha reiterado, “que el imperio de la ley no podría claudicar ante el terrorismo”.

El ministro se ha dirigido así a las víctimas condecoradas por actos que causaron “heridas en el cuerpo y en el alma” y, les ha mostrado su máximo agradecimiento y reconocimiento pues “nos habéis dado la dignidad a toda la sociedad y habéis dejado que vuestro dolor nos haya permitido seguir viviendo en libertad y con nuestros derechos totalmente firmes. Formáis parte de nuestra historia, sois nuestro patrimonio -les ha dicho-y nos hacéis mejores personas”.

No obstante, Grande-Marlaska ha afirmado que “durante aquella época la sociedad vasca cerraba, cerrábamos -ha afirmado- los ojos. Según el ministro, la sociedad en general, pero en particular la vasca, tardó mucho tiempo en “plantarle cara” al terrorismo. En este sentido, el ministro ha mostrado su responsabilidad y ha pedido perdón a las víctimas, “como bilbaíno, y como miembro de la sociedad vasca”.

Durante esta ceremonia se ha hecho entrega de una Gran Cruz con distintivo azul, a título póstumo, y de nueve Encomiendas a diez víctimas del terrorismo. 55 extremeños han perdido la vida en actos terroristas, muchos de ellos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Grande-Marlaska ha estado acompañado de la delegada del Gobierno en , , y del presidente de la Junta de Extremadura, , entre otras autoridades.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda , ha dado las gracias a las víctimas del terrorismo por su “ejemplaridad”. “Vosotros sois un ejemplo para todos; sois un ejemplo para el resto de españoles, lo habéis dado todo; en algunos casos vuestro compromiso os ha costado la vida, o secuelas físicas importantes; pero sobre todo, todos habéis pagado un precio altísimo en vuestro proyecto de vida y en el de vuestras familias”.

Para García Seco, la historia de las víctimas y su realidad “no se pueden olvidar, debemos ganar entre todos la batalla del relato y de la verdad”. Para la delegada del Gobierno, “nuestros jóvenes, los que ya no viven en una sociedad fustigada a diario por el terror, deben saber que en esta historia hay víctimas y hay culpables”. En este sentido, agradeció a las víctimas el esfuerzo realizado para participar en el acto celebrado hoy, así como al , de Educación y a la Junta de Extremadura “por llevar vuestras durísimas experiencias a las aulas”.

“Debemos contar lo que pasó, para que nunca más vuelva a pasar; debemos educar a nuestros jóvenes en la tolerancia y el respeto, lejos de totalitarismos y de la venganza”, concluyó la delegada del Gobierno en Extremadura.

Testimonio “directo”

Durante este acto de condecoraciones, el ministro del Interior ha puesto de relieve uno de los proyectos que ha impulsado el ministerio que dirige con la estrecha colaboración del y del colectivo de víctimas para llevar sus testimonios a las aulas.

El ministro ha destacado que es muy importante cómo redactemos la memoria de nuestra historia para que todos conozcan cómo el terrorismo “aniquila” todos los valores de una democracia. De ahí, ha explicado que ambos ministerios estén trabajando conjuntamente en el desarrollo de unas unidades didácticas para que de forma progresiva vayan implantándose en el sistema educativo.

De momento, esta iniciativa se está desarrollando en cuatro Comunidades Autónomas (, , y y Extremadura) y hasta la fecha han participado ya más de 5.000 alumnos.

Gran Cruz y nueve Encomiendas

Durante este acto se ha entregado la Gran Cruz con distintivo azul, a título póstumo, a José María Piris Carballo, fallecido en el atentado cometido por ETA el 29 de marzo de 1980, en Azcoitia (Guipúzcoa).

Asimismo, han recibido las encomiendas de la Real Orden de Reconocimiento a las Víctimas del Terrorismo: el concejal de , Manuel Herrojo Fernández, que resultó herido junto a su mujer e hijos por un artefacto incendiario en la nochevieja de 1982; María Villegas de Sande, herida de bala en un atentado de ETA en al año 1974, en San Sebastián; José Luis Carrasco Expósito y María Natividad Valero, víctimas del atentado de ETA contra la casa cuartel de la Guardia Civil en , en 1991; Juan Campos Santos y Manuel Machado Duarte, ambos víctimas de ETA en atentados en en 1978 y 1996 respectivamente; Francisco Javier Vilchez Contreras, destinado en Diwaniya y herido tras un atentado de un grupo insurgente de Irak, en 2004; Diego Rodríguez Tena, herido por atentado terrorista de ETA en Elgoibar, en 1984; y Pedro Jiménez González, víctima del atentado cometido por ETA en la Plaza de la República Argentina de Madrid en 1985.