​Mediante el trabajo conjunto se aspira a ayudar a la comunidad educativa a vivir la identidad europea en toda su diversidad y reforzar un sentimiento europeo de pertenencia, positivo e inclusivo, que complemente su identidad local, regional y nacional, así como una mejor compresión de la Unión y de sus estados miembros.

, impulsada por España desde hace varios años, es fruto de una reflexión en profundidad sobre la necesidad de fomentar el pensamiento crítico, la educación inclusiva de calidad para todos y el dialogo intercultural, a través de la transmisión de valores comunes europeos y un mayor conocimiento de los orígenes, valores y funcionamiento de la Unión Europea. Según datos recientes del Eurobarómetro, el 89% de los jóvenes considera que los gobiernos deberían mejorar la educación en la escuela en lo que respecta a la Unión Europea y a los derechos y responsabilidades que tienen como ciudadanos europeos.

Para ello se propone la puesta en práctica de proyectos destinados a sensibilizar y mejorar la comprensión de la UE en los entornos de aprendizaje mediante una interacción directa con los jóvenes y el apoyo en la formación, difusión y promoción de los valores europeos a través del personal docente.

En concreto, el ha propuesto realizar acciones concretas en este sentido, tales como el fomento de la participación en comunidades europeas de hermanamiento en el aprendizaje (comunidades E-Twinning) y un aumento significativo de los fondos destinados a los programas de movilidad a través del Programa Erasmus +.

Día de la Unión Europea en los centros educativos

En este mismo sentido, el ha dado también el visto bueno a la propuesta española de que se celebre una vez al año, y con carácter voluntario, un “Día de la Unión Europea” en los centros educativos.

Esta iniciativa, defendida por el Presidente del Gobierno en el de diciembre, quiere poner en marcha una acción concreta que permita celebrar y transmitir los valores y beneficios de la Unión a todos los integrantes de la comunidad educativa. Desde España se ha defendido que sólo se puede apoyar, debatir y estimar lo que se conoce ya que, según los datos utilizados, la mayoría de los europeos posee pocos conocimientos y se consideran poco informados del funcionamiento y actualidad de la UE. Con esta iniciativa, que podría ser conjunta de muchos países, se podría paliar este déficit, y fomentar el debate democrático e integrador fruto de la historia y tradición de la Unión.