De las 1051 solicitudes de autónomos para recibir la prestación por cese de actividad en el primer trimestre de 2018 más de la mitad se han denegado. Sólo se concedieron 425 prestaciones en primera instancia, es decir, el 40,4% de las solicitudes. Del resto de las solicitudes 376 fueron denegadas en primera instancia y otras 225 están aún pendientes de resolver según datos del .

“Más de la mitad de las solicitudes de paro se deniegan. Es incomprensible. Ningún autónomo cierra su negocio por capricho y con la idea de cobrar una prestación de 600 euros durante tres meses. Si la solicitan es porque la necesitan y para ello han cotizado por este concepto”, ha asegurado , presidente de ATA. “No es lógico que exista una prestación que estén pagando y cotizando los autónomos y que no se pueda cobrar”.

De cada 100 euros recaudados solo 15 de destinan a pagar prestaciones. “Venimos ya tiempo denunciando que es un ‘presunta estafa’ porque hay autónomos que cotizan por un concepto que nunca van a poder recibir con la ley en la mano y su aplicación estricta. Por eso demandamos que se flexibilicen las condiciones de acceso a esta prestación y que cambien sus criterios para tener de una vez por todas una verdadera prestación de cese de actividad a la que tenemos derecho. Solicitamos que se equipare a la prestación por paro de los asalariados, tanto en duración como en cuantía”, ha añadido el presidente de ATA.

Por comunidades, Andalucía es la que registra un mayor número de solicitudes (236 solicitudes de prestación por cese de actividad de autónomos) y por lo tanto de concesiones (113 solicitudes aprobadas en primera instancia). En esta comunidad el porcentaje de concesiones asciende al 47,8%. Sin embargo, en la Comunidad de , de las 166 solicitudes que se han realizado en el primer trimestre del año, sólo se han concedido en primera instancia el 35,5% (59 solicitudes aprobadas). En Cataluña de las 101 solicitudes tramitadas se han aprobado el 37,6%, un total de 38 concesiones. Estas tres comunidades autónomas acumulan una de cada dos solicitudes de prestaciones por cese de actividad en España, concretamente el 47%.