(FOTOS DE LA JORNADA EN EL CANAL EN FLICKR)

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, , aseguró hoy -en la Jornada “ como actor global. La acción exterior en la presidencia española de la UE”, celebrada esta mañana en la sede de Ferraz- que el principal éxito de la presidencia española ha sido “haber lanzado definitivamente el gobierno económico europeo”.

Para Moratinos “lograr el nacimiento del gobierno económico de Europa” era un “objetivo ambicioso”, que se ha conseguido lanzar en el del 17 de junio en Bruselas y que los ciudadanos europeos juzgarán a medida que se vayan desarrollando los mecanismos financieros y económicos de esa nueva unidad.

Para Moratinos, sólo con este logro, “que es el fundamental, porque nos estábamos enfrentando a una crisis económica brutal y nunca vista”, deberíamos estar ya satisfechos; sin embargo destacó otros grandes objetivos alcanzados durante este semestre como la aplicación del Tratado de Lisboa. Un cometido éste -dijo- que “no era fácil” por cuanto implica comenzar a construir nuevos equilibrios de poder entre las instituciones europeas: la Comisión, el Consejo, , en donde “se están buscando esos espacios de encuentro para dar más coherencia y unidad a la actuación europea”. Moratinos destacó que en este campo la presidencia española ha actuado “con enorme generosidad y mucha voluntad de apoyo permanente y total a las dos nuevas personalidades, tanto al presidente del Consejo Van Rompuy, como a la Alta Representante Ashton”.

Reconoció, en definitiva, que los objetivos que se había planteado la presidencia española eran muy ambiciosos, porque “queríamos cambiar Europa, movilizar a Europa, transformar a Europa”. “Muchos los hemos conseguido, otros no”, señaló el ministro, pero si España se hubiera planteado una presidencia rotatoria de mera gestión “no habríamos dado la fuerza y el compromiso político que un gobierno socialista tiene que aportar, en este momento, en la Europa que todos queremos”, añadió.

La acción de Europa en el mundo

Durante su intervención, Moratinos ha destacado también el acuerdo político de creación de un nuevo , “que es una revolución” porque “se inicia lo que será una diplomacia europea, que afectará de forma muy clara a la representación en el exterior de los ciudadanos europeos”.

El ministro Moratinos subrayó asimismo que la presidencia española planteara, por primera vez, los retos de los que debe ser una política exterior de la Unión Europea, para -como dijo- pasar de ser un actor irrelevante a “un actor con el que obligatoriamente los grandes países como Estados Unidos o China tuvieran que contar”.

“Zapatero tenía razón”

Por su parte, la Secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, , señaló que el Gobierno socialista ha hecho honor a esa ambición que ha presidido el semestre español -y que ha sido su marca desde la transición- de lograr “más Unión y más Europa”.

Valenciano aseguró que “hemos terminado la presidencia demostrando que Europa es hoy más fuerte que en enero”, y lo hemos logrado “llevando la voz cantante de la salida de la crisis, cerrando el paso a personalismos y descartando la idea de que haya países con mayor razón que otros”.

Además, para Valenciano, “los hechos han demostrado, seis meses después, que Zapatero tenía razón” cuando habló de la necesidad de hacer reformas o abogaba por “observar más de cerca la actividad de quienes no han respetado las buenas reglas del mercado”. En ese sentido, destacó que “el consenso general” haya validado “la necesidad de mejor gobierno económico, de una propuesta común europea para compartir con el resto de las naciones desarrolladas del planeta”. Para Valenciano, acabamos el semestre “apartando el fatalismo, con una unidad que envía un mensaje a los especuladores: no van a conseguir tan fácilmente fragmentar la Unión Europea”.

La Secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE destacó que España “ha cumplido la mayor parte de los objetivos” que se había marcado y que, “en lo imprevisto, hemos demostrado a Europa y al Mundo que somos un país de primera”.

Otro ponente de la Jornada ha sido el Secretario de Estado para la Unión Europea, , quien aseguró que el elemento por el que va a ser recordada la acción de la presidencia española es que “este semestre ha puesto las bases para una política exterior europea”, lo que supone un gran cambio cualitativo, ya que hasta ahora “la UE se había ocupado de su interior”, es decir, de sus política económicas y comerciales. “Lo que se ha logrado es el engranaje, ya en marcha, de toda una estructura institucional para la política exterior europea”, lo cual-señaló-“es un éxito, no solo del y de la Presidencia española, sino de Europa”

Así, Garrido explicó que durante este periodo de presidencia española se han establecido los dos grandes pilares que tiene que tener una política exterior: “una base institucional, un gobierno de la política exterior, y, por otro lado, unos contenido, una estrategia de política exterior”. En este sentido, subrayó como un gran éxito la creación, el pasado lunes, del Servicio Europeo de Acción Exterior.

En este primer bloque han intervenido también el portavoz de la Comisión de Defensa del Congreso, ; la portavoz de Exteriores de la delegación Socialista Española en el PE, y el director del Departamento de Análisis y estudios de Presidencia del Gobierno, .