Durante este acto, José Antonio Nieto ha estado acompañado por la delegada del Gobierno en Madrid, ; el presidente de FAMMA-Cocemfe Madrid, ; el viceconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, , y el presidente del con Discapacidad (CERMI), , entre otras autoridades.

Durante su intervención, el secretario de Estado de Seguridad ha destacado la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra los delitos de odio, labor que se desarrolla “desde la convicción de que cualquier conducta que atenta contra la dignidad de una persona, atenta a la vez contra toda la sociedad española en su conjunto”. En este sentido, ha subrayado que en el impera “una política estricta de tolerancia cero hacia cualquier conducta o actitud discriminatoria o vejatoria”.

Sin embargo, la Agencia de los Derechos Fundamentales de (FRA) estima que entre el 60% y el 90% de las víctimas de delitos motivados por el odio no los denuncian ante ninguna instancia, por lo que “nos enfrentamos al silencio, a la invisibilidad, y eso es lo primero que tenemos la obligación de atajar”, ha señalado Nieto, “porque hasta que no se conoce un problema, hasta que no aflora su verdadera dimensión, no es posible ponerle remedio”. “Por eso, el incremento del 13% de los delitos de odio registrados en España en 2015 respecto al año anterior es un buen dato, porque estamos consiguiendo sacar a la luz esta dura realidad”.

El secretario de Estado de Seguridad ha destacado que la lucha contra los delitos de odio “es fruto de un trabajo de muchos”, instituciones, jueces y fiscales, y “por supuesto de la colaboración con las asociaciones que representan a los colectivos en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social”. En este sentido, ha subrayado que “la jornada de hoy, que va a hacer posible la interlocución, el encuentro, la participación y el diálogo, es buena prueba de ese espíritu de cooperación”.

En el ámbito del Ministerio del Interior, a través de la Secretaría de Estado de Seguridad, los pasos han sido: “primero, identificar y dimensionar el problema para conocer en profundidad la realidad a la que nos enfrentamos. Para ello se ha acometido la modificación del Sistema Estadístico de Criminalidad, que nos ha posicionado en el grupo de países de la Unión Europea a la cabeza en este ámbito, contando incluso con el reconocimiento de organismos internacionales”.

En segundo lugar, “se ha llevado a cabo una intensa labor de formación continua a la y a la Guardia Civil con el objetivo de mejorar la detección y registro de este tipo de incidentes y de las conductas discriminatorias”. Y, finalmente, se ha “dotado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del marco operativo más adecuado para luchar eficazmente contra este tipo de delitos. Con ese fin, en 2014 se aprobó el Protocolo de Actuación para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para los Delitos de Odio”.

En definitiva, “estamos trabajando y avanzando -ha concluido el secretario de Estado de pero nuestra obligación y responsabilidad es seguir haciéndolo, con la colaboración de todos, para reducir al máximo posible estas conductas y para incrementar, al máximo posible también, la protección de las víctimas”.