El presidente nacional de Nuevas Generaciones del , , ha destacado que “es momento que el Gobierno ofrezca diálogo y voluntad para alcanzar un Pacto Educativo, y no enfrentarse a la libertad de enseñanza y generar división reformando la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), sin ningún tipo de seriedad en las posibles reformas a acometer y sin consenso”.

En este sentido, Gago señala que “debemos recordar al PSOE que su justificación para retirarse del Pacto Educativo había sido no destinar el 5% del a Educación y ahora que están en el Gobierno deciden comenzar a legislar unilateralmente, atacando a la enseñanza concertada y a la asignatura de religión”.

Diego Gago ha resaltado la importancia de “respetar la Constitución, el derecho a la educación y la libertad de enseñanza después de haber pagado durante años el modelo educativo socialista”. En especial, indica que “la educación debe ser el primer activo de un país en este mundo globalizado, el conocimiento es vital para el progreso” y acusa al Gobierno de querer escapar de las reválidas y controles ya que es no querer garantizar un alto nivel educativo en España.

Asimismo, el presidente de Nuevas Generaciones ha recalcado que “la propuesta de la ministra de Educación, en la Comisión de Educación y Formación Profesional del celebrada ayer “nos genera una enorme preocupación y al mismo tiempo indignación” considerando que “estas decisiones se deben consensuar, no solo con los demás partidos políticos sino también con las asociaciones de colegios y profesores”.

En relación a la asignatura de religión, ha afirmado que “es una cuestión reiterada del PSOE” pero recuerda que se deben respetar los tratados internacionales y el artículo 27.3 de la Constitución que indica que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Por último, Gago cree que “el se equivoca si se queda solo en la defensa de la enseñanza pública, ya que tanto ésta como la educación concertada ofrecen un servicio a la sociedad y garantizan la libertad de enseñanza que contempla la Constitución”. Por esta razón defiende que “el Gobierno vuelve a tomar la peor de las políticas que es la de la imposición”.