La multa a la que podría enfrentarse el buque humanitario de la ONG Proactiva Open Arms por haber retomado los rescates en el Mediterráneo podría ascender hasta los 901.000, tal y como advirtió el a la ONG en una carta el pasado mes de junio.

Así se reflejaba en una carta remitida el pasado 27 de junio al capitán del barco, y firmada por Benito Núñez Quintanilla, el director general de la Marina Mercante, organismo dependiente del .

En la misiva, la Marina Mercante avisaba al barco de las “infracciones” que implicaba su “pretensión de retomar rescates”, después de que la ONG decidiera poner rumbo de nuevo al Mediterráneo central para rescatar a personas a la deriva, a pesar de que solo cuenta con la autorización de proporcionar ayuda humanitaria.

El buque, de bandera española, no tiene permitido navegar ni realizar búsquedas activas en la zona SAR de salvamento y rescate del Mediterráneo central. Así se lo recordaba el Gobierno al capitán del Open Arms en la comunicación enviada.

Si bien, precisaba que las operaciones de salvamento que fueran “de carácter espontáneo u ocasional con motivo de la navegación normal del buque” estarían sujetas al cumplimiento de la normativa sobre salvamento marítimo. Es decir, si el barco durante su trayecto encontraba a personas “en peligro” en el mar, debería asistirlas.

En dicha carta, la Marina Mercante también advertía al buque de que le podría “ser ordenado su regreso a puerto español para hacer efectiva la paralización” en el caso de que persistiera en la conducta “de acometer operaciones de búsqueda y salvamento sin dar cumplimiento a lo exigido normativamente”.

Asimismo, avisaba de que los incumplimientos constituirían “infracciones contra la seguridad marítima o la ordenación del tráfico marítimo”, que pueden sancionarse “cada una de ellas con multas de hasta 901.000 euros o 300.000 euros, respectivamente”, con arreglo al texto refundido de la Ley de Puestos del Estado y la Marina Mercante.

Además, la Marina Mercante advertía al capitán de que si cometía infracciones “graves o muy graves contra la seguridad marítima” se podría declarar la suspensión del título profesional español.