En su discurso, Ortega ha querido agradecer a sus superiores que “apreciaran suficientemente mis méritos para proponerme para la alta distinción de acceso al generalato” y también a la ministra de Defensa por proponer su ascenso al su ascenso.

Además, ha querido visibilizar a las Fuerzas Armadas y ha reconocido que hasta “aquí no se llega solo, porque somos una empresa que trabaja en equipo”. “Quiero agradecer a todos los que me han acompañado por su profesionalidad y su lealtad. Todo esto es vuestro, compañeros”, ha indicado.

Y en referencia a su ascenso, ha reiterado que “esto no es el éxito de una sola persona, es de toda la institución. No sólo es el uniforme, es el éxito de todas mis compañeras y compañeros”.

Este acto castrense ha estado presidido por la ministra de Defensa en funciones, , quien ha señalado que “hoy es un día muy importante para el Ejercito de Tierra”. Y ha subrayado que “con este acto se reconoce el esfuerzo no sólo de la general Ortega, y de las mujeres que hace 31 años ingresaron en las Fuerzas Armadas, si no también de esas 15.000 mujeres que pertenecen al en cualquier empleo”.

En una jornada como la de hoy, en la que se conmemora el 50 aniversario de la salida del hombre a la Luna, la ministra ha querido agradecer “el trabajo de todos los miembros de las Fuerzas Armadas, que trabajan cada día de forma “anónima”. Aquel fue un hito histórico “en el que astronautas con formación militar y otros profesionales de un país entero se volcaron en algo tan importante como era llegar a la Luna”, ha indicado Robles.

En este sentido, la ministra ha añadido que “eso es lo que yo quiero para España, para mi país, que la gente quiera hacer una España más grande, una España mejor y con liderazgo en Europa”.

El Jefe de Estado Mayor , general de Ejército, Francisco Javier Valera Salas, ha ejercido de padrino de la ceremonia y ha sido el encargado de imponer el fajín a la nueva general del , “por haber acumulado el mérito y capacidad que tiene para ello”.

Varela, además, ha subrayado que Ortega “ha superado 30 años de sacrificio, dedicación y un proceso de formación constante y que está preparada para asumir estas funciones”. “Es un triunfo de la normalidad”, ha concluido.

En la ceremonia han estado presentes familiares y amigos de la general Ortega, comisiones y representantes de los tres Ejércitos, y diversas autoridades militares y civiles.

El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto, a propuesta de la ministra Robles, por el que se ascendía a la coronel Patricia Ortega a general de Brigada del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos del Ejército de Tierra.

Ortega se convierte en la primera mujer general en la historia de las Fuerzas Armadas españolas, un hito determinante en la culminación del proceso de integración de la mujer en el Ejército y un avance más en la lucha por la igualdad de género en nuestro país.

Precisamente, uno de los retos que se planteó Margarita Robles, tras asumir la dirección del Departamento en junio de 2018, fue la promoción y el incremento de la presencia de la mujer en los Ejércitos y en la Armada.

El ascenso de la general Ortega se produce tras sumar treinta años de servicio desde que accedió a su cuerpo y escala y tras haber cumplido tres años en el empleo de coronel, haber superado el curso de ascenso a general y ser declarada idónea para dicho ascenso.

Treinta años de servicio

Patricia Ortega nació en el 11 de mayo de 1963 y marcará un antes y un después en las Fuerzas Armadas tras convertirse en la primera mujer general en la historia de España.

Ingeniera Agrónoma por la , Ortega ingresó en el Ejército en septiembre de 1988 en la Academia General de , el mismo año que se permitió el acceso a la mujer en las Fuerzas Armadas.

Tras su primer año de formación en Zaragoza, Ortega pasó a la , centro en el que terminó sus estudios como capitán del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos del Ejército de Tierra, en la especialidad de construcción y electricidad. Después de pasar por el Parque y Centro de Mantenimiento de Material de Transmisiones, pasó a la Subdirección General de Proyectos y Obras de la Dirección General de Infraestructura, donde desarrolló el grueso de su carrera entre 1994 y 2014. Aquí, en 2009, se convirtió en la primera mujer teniente coronel del .

Su ascenso a coronel tuvo lugar en 2015, año en el que se encontraba destinada en la Dirección General de Infraestructura del Ejército de Tierra.

Desde marzo de 2019, está destinada en el Laboratorio de Ingenieros de la Subdirección General de Sistemas Aeronáuticos del Instituto de Técnica Aeroespacial Esteban Terradas (INTA).

Entre sus condecoraciones destacan la Placa, Encomienda y Cruz de la ; la Cruz al con distintivo blanco; la con distintivo blanco; y la Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco.